Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

martes, 6 de junio de 2017

¿Qué pasará hoy?

El magistrado Francisco Ortega --uno de los miembros de mayor probidad de la Judicatura Nacional--, se enfrenta hoy a la difícil tarea de dictar sentencia en un caso altamente controversial que constituye un baldón para el sistema de partidos y cuestiona la funcionalidad del Estado Dominicano...
... Con el agravante de que no parece posible dictar sentencia en el caso Odebrecht sin que medien factores extrajudiciales que cuestionan la independencia de la propia Justicia, sometida a la presión de la calle que quiere ver cabezas rodar aunque no existan pruebas
condenatorias.Es ese, precisamente, el dilema en que se encuentra el juez Ortega: Si no dicta coerción severa contra los acusados --que sería, obviamente, prisión preventiva--, se le viene el mundo encima y el estigma afectaría su brillante carrera judicial, y si acata el pedido del Ministerio Público posiblemente no pueda volver a dormir tranquilo por el ataque constante de su conciencia.Porque es cierto que en esta fase del proceso sólo se requieren indicios primarios para establecer los niveles de la coerción, determinar si los imputados constituyen riesgo de fuga, si tienen arraigo económico, social, bienes materiales y otros teneres que garanticen su presencia en el juicio de fondo. Y aunque todos los prevenidos ofrecen esas garantías, si el juez se acoge a ellas lo linchan moralmente.A partir de esa realidad puede apostarse “peso a morisqueta” que todos los acusados recibirán coerción preventiva cuando en el día de hoy el juez Ortega emita su sentencia.
... La presión externa
Existe mucha presión externa para que haya condenas en firme en el caso Odebrecht. Incluso, lo que se ha comentado es que los Estados Unidos no sólo exigen que se apliquen sanciones a los actuales acusados, sino también que se persiga a otros que no figuran en el expediente, entre ellos funcionarios públicos y dirigentes políticos importantes.La presión que se ejerce también exige de las autoridades otras acciones de mayor calado en la persecución de los supuestos implicados, incluso aportando nombres sin entregar una sola prueba pero fundamentado en el rumor malicioso con el evidente interés de dañar reputaciones.Habría que esperar que lleguen los “papeles de Brasil” con supuestas pruebas levantadas a raíz de las llamadas “confesiones premiadas” de funcionarios y ejecutivos de Odebrecht que de alguna forma participaron en este entramado mafioso que operó en varios países latinoamericanos.Mientras tanto, trece de los catorce acusados --uno se encuentra prófugo y dicen que está en Panamá--, detenidos en el Palacio de Justicia de Ciudad Nueva ya han comenzado a recibir los rigores de la prisión: Se les restringieron las visitas y sólo se les permite verlos a sus abogados y familiares más cercanos...
Lo que se ha filtrado es que de aquella camaradería inicial ya queda muy poco Sobre todo después que Temístocles Montás tiró al agua a muchos de ellos.
.... Pa’la calle otra vez
El movimiento verde ha anunciado que este domingo vuelve a las calles para reclamar mayor acción de la Justicia en el caso Odebrecht. Por supuesto, siempre he dicho que lo que menos importa a esos grupos es que se penalice a los responsables de una acción corrupta que no tiene origen en nuestro país.
No aceptan ni siquiera que sea este el primer país de la región que ha formulado acusación contra el presidente del principal partido opositor, contra ex funcionarios públicos y hasta contra un ministro de Estado están siendo procesados...
... Porque la cabeza que buscan es la del gobierno, y en particular la del Presidente Danilo Medina, quien a pesar del barraje en su contra mantiene casi intacta su popularidad y aceptación popular, según encuestas internacionales hechas públicas recientemente.
Por César Medina ;-
Lobarnechea1@hotmail.com