Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

martes, 27 de junio de 2017

Por la “pinta” se descubren

Así como los grandes capos de la droga se ponían en evidencia al andar en lujosos y costosos automóviles para hacer ostentación de sus riquezas, así los delincuentes que atracan o asesinan en las calles dominicanas han asumido unos atuendos que claramente los perfilan como tales.
En la lista de esos rasgos, que los investigadores policiales han reunido para identificar a los sospechosos de ser delincuentes, figuran los tenis costosos, preferiblemente blancos, pantalones a mitad de piernas, gorras decoradas con extraños símbolos, tatuajes, cabezas semi-peladas, anillos y cadenas.
A este conjunto de piezas de vestir se le llama, en el propio argot de los delincuentes, la “pinta”. Por lo general, todos esos componentes juntos podrían costar o valer 50,000 pesos. Quienes los usan se ufanan de estar “nítidos”, resultar atractivos a las mujeres y provocar la envidia de los que no los tienen.
Es un hecho que llama la atención que en muchos barrios pobres de la capital existan tiendas que suplen estos atuendos. Las hay que venden tenis hasta de 25,000 pesos, muy demandados por jóvenes a los que no se les conoce empleos formales y lícitos.
Si esos negocios existen y demuestran una activa clientela es porque han resultado rentables.
En unos casos porque satisfacen la demanda de unos consumidores con capacidad económica para comprar tenis de 12,000 pesos en adelante y en otros porque facilitan a los que menos tienen procurar un estatus semejante, aunque sea comprando esos artículos a bajos precios.
En la medida en que esta “pinta” se convierte en un símbolo de bienestar, de moda o de poder, muchos jóvenes sanos o ajenos a la actividad delictiva podrían caer en el síndrome del contagio, pretendiendo lucir como aquellos que en sus barrios ostentan esta especie de “estatus” social.
Pero una vez establecidas las características que predominan hoy en el atuendo de los jóvenes delincuentes, los ciudadanos tienen mejor información para prevenirse y tomar precauciones cada vez que les toque la circunstancia de estar cerca de estas especies del mal.
Tomado del editorial de
Por la “pinta” se descubren
de la fecha