Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

sábado, 29 de abril de 2017

¡Cuidado con la Ballena Azul!

Pernicioso y letal, absurdo y alienante, el llamado Juego de la Ballena Azul, por las redes sociales, ha comenzado a cobrar vidas o a fomentar flagelaciones y conductas alocadas entre los incautos jóvenes que se dejan embaucar por estas inexplicables aventuras.
Hasta donde se sabe, la perdición comienza cuando los usuarios de Facebook aceptan las engañosas invitaciones para entrar al sitio donde proveen las herramientas y pasos para este juego, que consiste en retar al usuario, que puede ser un niño o un adolescente, a superar 50 desafíos.
El último es el suicidio. Y según reportes a priori, se sospecha que más de 130 jóvenes han caído en la trampa mortal. Y se dice, por igual, que en la serie titulada “Por 13 razones”, que se trasmite por el canal de pago de Netflix, ha inducido o expone a los adolescentes al suicidio.
Y justamente esa ha sido la motivación para un intento de quitarse la vida que ocurrió en una adolescente dominicana, en un dramático testimonio dado por su propia madre.
La expansión de estas imágenes o mensajes por videos o juegos debe servirnos de alerta para intentar frenarla en nuestro país, donde hay millares de niños y adolescentes adictos a las tecnologías o redes que las difunden.
Es preciso que los padres asuman un mayor control o monitoreo de lo que sus hijos “consumen” en las redes y que les adviertan de las peligrosas consecuencias que pueden tener sobre sus vidas y las de otros al dejarse arrastrar por los desafios que les propone la Ballena Azul.
Lo mismo para los maestros frente a sus alumnos.
Es preciso redoblar la atención y la vigilancia ante estas modalidades perniciosas, porque siempre aparecerán débiles de mente, gente frustrada, gente que dice sentir que “mi vida no tiene sentido”, gente que deja contaminarse con todos estos disparates y locuras, capaces de prestarse a este juego fatídico y diabólico de la Ballena Azul.
Tomado del editorial de
¡Cuidado con la Ballena Azul! dela fecha