Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

jueves, 30 de marzo de 2017

La Batalla del 30 de Marzo

Nuestra independencia nacional concebida y planificada por Juan Pablo Duarte no fue únicamente el producto de lo generado por el movimiento Trinitario la noche del 27 de febrero con el trabucazo del patricio Ramón Matías Mella en la Puerta de la Misericordia y la proclama separatista e izamiento de la Bandera Nacional en la Puerta del Conde por parte de Francisco del Rosario Sánchez. Fue además el resultado de un proceso de guerras que duró trece largos y combativos años.
El gran historiador dominicano José Gabriel García dividió nuestras guerras independentistas en cuatro campañas que van desde el año 1844 hasta el 1856. En la primera de ellas, se escenifi can dos importantes batallas, nuestras primeras defensas de la reciente soberanía. Una en el sur, la de Azua, el 19 de marzo, y la otra en el norte, la batalla de Santiago, el día 30 de marzo de 1844. Luego de la derrota en Azua, los haitianos empezaron a organizarse en el norte, en Cabo Haitiano, concentrando numerosas fuerzas militares encabezadas por el general Jean-Louis Pierrot para invadir nuevamente nuestro territorio. Sin embargo, conociendo dichos aprestos los dominicanos nos preparamos en todos los aspectos ante esa nueva ofensiva foránea, para alcanzar la consolidación separatista, empezando por el económico, logrando el patricio Mella junto a Pedro Mena recaudar importantes sumas de dinero entre colaboradores de la ciudad de Santo Domingo y de Santiago para la compra de armamento y municiones. Nos describe el historiador militar Manuel Antonio Cuervo Gómez que el ejército de Pierrot cruza por Dajabón en dirección a Santiago de los Caballeros, donde las tropas dominicanas encabezadas por los generales José María Imbert y Fernando Valerio, amparados en los fuertes “Dios”, “Patria” y “Libertad”, los esperan debida y tácticamente organizados para el contraataque. También lideraron las acciones los ofi ciales Francisco A. Salcedo, Ramón Santana, Pelletier, José Ma. López, Franco Bidó, Achille, entre otros. Y se destacó de una manera especial una mujer de demostrada valentía, oriunda de La Vega, Juana de la Merced Trinidad, apodada Juana Saltitopa o La Coronela.
Frente al río Yaque, Pierrot divide en dos columnas a sus hombres y empiezan el ataque en Santiago. Sin embargo, reciben las descargas de los dominicanos desde el fuerte Libertad y las fusilerías de las trincheras, para más adelante unirse al fuego del fuerte Patria, pulverizando la reacción haitiana.
Se generaliza el ataque criollo por todo el frente y entra a la ofensiva la caballería serrana. Finalmente, los haitianos se dispersan en desbandada y se retiran con numerosas bajas, desistiendo en sus pretensiones de tomar la ciudad. Al conmemorarse hoy el 173 aniversario de la Batalla de Santiago, una Patria agradecida rinde homenaje a la memoria de los próceres del 30 de marzo de 1844, quienes con su valentía, astucia y sentimiento patriótico reafi rmaron nuestra determinación de independencia, soberanía y libertad.
Por Andrés Lugo Risk ;-
alugorisk@hotmail.com