Menu

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

jueves, 2 de febrero de 2017

...Todos lo sabían

Extraña que el mundo reaccione patas arriba por las políticas de Trump una vez asumió el poder en los Estados Unidos... Todo lo que ha hecho --peor aún, lo que le falta por hacer--, lo prometió en la campaña. O sea, que si alguien está loco no es Trump, sino los que votaron por él: 60 millones de ciudadanos norteamericanos.
Esta reacción adversa debió haber comenzado la madrugada del 9 de noviembre cuando se supo el resultado electoral con una amplísima ventaja de Trump sobre Hillary en votos electorales.
Trump no ha engañado a nadie. Lo hubiera hecho de no haber cumplido su promesa sobre política migratoria, que desde el primer momento creyó conveniente modificar para evitarle “sobresaltos terroristas” y dolores de cabeza a los estadounidenses.
Los medios de comunicación que siempre han estado opuestos a Trump y en especial el liderazgo demócrata --encabezado por el expresidente Barack Obama--, no pueden reaccionar sorprendidos ante esa medida... Ellos combatieron la propuesta electoral republicana, la debatieron durante meses, la satanizaron, la condenaron hasta la saciedad0... Aún así, los norteamericanos votaron por ella el 8 de noviembre.
Sin necesidad de estar de acuerdo con esas políticas trogloditas, hay que admitir que Trump está siendo coherente con lo que prometió, Está haciendo lo que dijo que haría.. ¿Hay, por aquí, muchos políticos así..?
... Es ese el debate
José Café me escribe sobre ese mismo tema desde Barcelona: “Como Trump fue tan enfático y reiterativo con sus promesas durante la campaña electoral, se crearon muchas expectativas en torno a si cumpliría o no, pero a pocos días de su toma de posesión todos quisieran olvidarse del tema.
“Cada último decreto suyo irrita más que el penúltimo. La moda era México en el pasado fin de semana y ahora es el veto a la entrada a USA de los habitantes de Irán, Siria, Yemen, Somalia y Sudán.
“La medida tiene temporalidad definida. Sin embargo, para los opositores es algo que nunca debió acontecer, pero ya que sucedió debe ser derogado inmediatamente.
“Amparados bajo la protección a los derechos humanos y la libertad de cultos, la oposición política mundial ha querido confrontar a Trump con los musulmanes. Si tanta preocupación existe por ellos, no entiendo por qué muchos estados occidentales apoyaron la guerra de Irak sabiendo que su fundamento era la mentira. “Menos metabolizo la aprobación de las Naciones Unidas a la intervención bélica en Libia para desaparecer a Khadafi sabiendo que la Primavera Árabe no era espontánea sino provocada.
Actualmente, Libia es un país desguazado, sumido en el caos y forma parte del mapa terrorista. Previamente, era uno de los territorios con más alto nivel y calidad de vida y tenía buenas relaciones con USA”....
La Maldita Primavera
Ni hablar de la catástrofe humanitaria que sigue causando esa maldita primavera en Siria y Yemen.
Los estragos que provoca el veto son injustificables, pero no está cobrando vidas humanas como las acciones tomadas contra los musulmanes después del 9/11. Trump no ha terminado con sus medidas perturbadoras. Falta la reunión con Putin, los casos de los países que reciben servicios de seguridad territorial, la OTAN y a ver si se atreve a trasladar la embajada de USA de Tel Aviv a Jerusalem. No hay candidato presidencial de USA que no lo haya prometido, pero ningún presidente lo ha cumplido.
Mejor político de lo que aparenta, está sacando todas promesas controvertidas rápidamente. Mas no todo es malo, Wall Street lo recibió con una exuberancia sin precedentes y su desenvolvimiento en la rueda de prensa con Theresa May fascinó hasta a sus críticos más mordaces.
Por César Medina ;-
lobarnechea1@hotmail.com