Menu

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

lunes, 6 de febrero de 2017

Primero el morbo

PREGUNTA CLAVE.- Nadie se pregunta por qué las autoridades brasileñas y norteamericanas, las únicas que han profundizado en el caso Odebrecht, se ocupan de cobrar multas pero no de revelar los nombres de los implicados en varios países. Una situación muy parecida a la que se da en los confesionarios de las iglesias de credo católico. Se dice el pecado, se impone y cumple la penitencia, pero para nada se conoce la identidad del arrepentido. Así este sigue perteneciendo a la feligresía sin rubor ni vergüenza.
Los investigadores se sienten obligados por el secreto de la confesión. Algo raro, evidentemente, y ese misterio podría ser clave, pues cómo es posible que se vea la parte económica de la corrupción y no la moral. En República Dominicana, sin embargo, el aspecto económico no es lo principal, y se comprueba en la reacción al acuerdo entre la empresa y la Procuraduría. Primero el morbo, que lo demás se dará por añadidura. Y es interesante el apremio. Los periódicos dominicanos publicaron, citando fuentes extranjeras, dos acontecimientos con orden en el calendario, de solo esperar la fecha…
INFORMACIONES.- Una información daba cuenta de que ahora en febrero, y en virtud de un acuerdo con las autoridades peruanas, Odebrecht ofrecería los nombres de los candidatos a la Presidencia cuyas campañas fueron financiadas por la empresa, o que por lo menos recibieron fondos de manera ilícita. La otra información adelantaba que ya en el mes de junio la constructora entregaría la lista de los sobornados en todos los países en que tiene expediente abierto. La espera, por tanto, no sería tan larga, porque febrero ya llegó, y se desplaza rápido, y junio está –más o menos– a dos esquinas. ¿Por qué, pues, la prisa? ¿Acaso no es mejor esperar e ir a lo seguro que dar palos a ciegas solo por complacer los intereses de la política? El caso Odebrecht se originó en Brasil, y no en República Dominicana, y se profundizó en Estados Unidos, tampoco aquí, por lo que seguir la lógica de colocarse debajo de la mata y aparar el fruto que caiga, podría ser más efectivo que lanzar flechas al aire…
LA PRESUNCIÓN.- Mucho más que las diligencias o averiguaciones que se hacen internamente parecen no complacer a nadie, a pesar de que existen dos instancias.
Una pública y otra privada. La prisa provoca siempre inconvenientes, y ahora más, puesto que se partiría de una presunción: los sobornados son del Gobierno, o del PLD, pues da igual Leonel Fernández que Danilo Medina.
Y la argumentación es simple. Lo de Hipólito Mejía y el PRD (que ahora sería PRM) queda tan lejos en el tiempo que ya prescribió. Y si ese alegato no fuera suficiente, queda otro mejor. Las administraciones que le sucedieron registran más contratos y obras, como si los montos fueran decisivos. Algo así como que el que recibió mucho exime de culpa al que recibió poco. La verdad que no fuera bueno aventurarse, pues las indagatorias todavía no concluyen, y el respiro podría ser un cambio de estrategia. El arma no está cargada, y podría ser un revólver que se deje caer sin seguro, y dispare a lo loco, o un armamento tipo Iraq de destrucción masiva…
EL PERSONAJE.- Joao Santana lleva mucha gente a la confusión, aun cuando su proceso fue seguido en detalles por la prensa nacional, fuera con reportajes in situ o servicios de agencia. No fue perseguido ni condenado por asesorar políticamente a Danilo Medina, ni dirigir la publicidad de su campaña. Cobró de un ilícito, lo depositó en cuentas en el exterior y no pagó los impuestos correspondientes. Las violaciones, todas y hasta ahora, y por las que está preso, fueron a las leyes de Brasil, y no se conoce de expedientes en su contra en los demás países en que trabajó. Habrá que ver cómo sus delitos se extrapolan e implican penalmente a Danilo Medina, que no está en Brasil, sino en República Dominicana. Sería una causa nueva, y entonces la justicia brasileña pediría al presidente Medina, o la justicia dominicana solicitaría a Santana, de manera que sean reos de un mismo juicio. Esa es la expectativa de sectores que elucubran en la sombra y que apuestan a que Joao Santana sea a Danilo Medina lo que Quirino Castillo a Leonel Fernández. Tal vez les convenga cambiar de almohada…
Por Orlando Gil ;-
orlandogil@claro.net.do / @orlandogildice