Menu

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

lunes, 20 de febrero de 2017

Por eso no firmo

Nunca he dado mi firma a nadie que me la ha requerido para “legalizar” algún partido político. Nunca he firmado documentos de “apoyo” a supuestas causas sociales.
Tampoco he suscrito las denominadas “proclamas” en apoyo a ninguna agrupación o persona individual. Muchos amigos, e incluso parientes, en estos días me han querido motivar a firmar el denominado libro verde.
Tampoco he accedido. No porque la causa no lo amerite. Claro que quiero que se castigue la impunidad y los corruptos paguen por sus acciones. Sin embargo me cuido de no ser llevado “como becerro al matadero” por quienes usan este tipo de acciones para su provecho.
Ayer, un diálogo “casual”, que no me propuse escuchar, me convenció de que tengo razón en no acceder a estampar mi firma en ningún libro ni documento que otros motiven.
Escuché, repito, sin proponérmelo, un diálogo de tres destacadas figuras de las que IMPULSAN el movimiento contra la impunidad que me convenció de que no se puede confiar en NADIE para darle la firma como un cheque en blanco.
Según estos tres nuevos “líderes”, definidos como “independientes” políticamente, tras el éxito de la campaña que llevan a cabo, vendrá lo más “importante”.
Según ellos con esas firmas se “demostrará” que la mayoría de los dominicanos, “se hartó del PLD, y Danilo tendrá que irse antes del 20”. En su diálogo decían que con esas miles de firmas, con cédula y todo, nadie dudará de ese pedido, porque todos quedarán convencidos de que nadie aguanta más la corrupción.
Decía uno de ellos que, después de esto, vendrá la verdadera lucha y habrá que escuchar el pedido de REFERÉNDUM que se exigirá con esas firmas. ¿Ven por qué no firmo para ningún fin? Mi sorpresa fue grande al escuchar esta trama, casi intervengo para echarle en cara su irresponsabilidad y su falsía.
Quería decirle que así no se engaña a una ciudadanía inocente que confiando en sus “nuevos líderes” den su firma para rechazar la corrupción y pedir castigo a la impunidad, para luego utilizarla con otros fines.
Es una trama macabra la de algunos de los auspiciadores del movimiento verde, no así de la mayoría de quienes han ido inocentemente a rubricar esos libros.
Me siento satisfecho de no haber caído, como en principio estuve a punto de hacerlo en esa encerrona.
Escuchando la conversación de esos tres oportunistas, le di más crédito a las revelaciones hechas por Julio Martínez Pozo en el Sol de la Mañana. Él ha desnudado al principal dirigente del denominado movimiento Somos Pueblo, con pruebas contundentes, que lo desenmascaran y presentan el lado oscuro que muchos desconocíamos.
Me aplaudo por mantener mi postura de NO FACILITAR mi firma a quienes, por causas justas, la requieren en ocasiones, pero que pueden, en un momento, utilizarla en otras direcciones. Por eso no firmo.
Por Tomás Aquino Méndez ;-
tomas.mendez@listindiario.com