Menu

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

sábado, 25 de febrero de 2017

Los trabucazos que faltan

Era una sociedad esmirriada, subyugada y humillada por el invasor haitiano, la que despertó jubilosa a la libertad la noche del 27 de febrero de 1844, al estruendo solitario del trabucazo que disparó Ramón Matías Mella con el que se anunció al mundo el nacimiento de la República Dominicana.
Unos metros más arriba de la Puerta de la Misericordia, escenario del parto de la dominicanidad, el otro egregio patricio Francisco del Rosario Sánchez, quien junto a Mella formaba la trilogía de los fundadores con Juan Pablo Duarte a la cabeza, se llenaba de gloria enhestando la primera bandera tricolor de la nueva república.

El sonido seco del trabuco, aterrador y expansivo, ha venido a constituir el signo más decisivo del alumbramiento, el que despierta la furia revolucionaria y libertadora, el que acicatea la proclamación de la República con el más dramático de los símbolos, el izamiento de la Bandera por parte de Sánchez en la Puerta del Conde.
Con ese sonido de las armas, en otras circunstancias del futuro, los dominicanos reafi rmaron la conquista del trabucazo de Mella, el patriota de cuyo natalicio se conmemoran hoy 201 años.
• El mejor regalo que esta sociedad libre e independiente, que lleva ya 173 años de vida republicana, le puede hacer a Mella y a los demás patricios, es emulándolos con otros trabucazos.
• Un fuerte trabucazo de índole ético y moral para triturar el manto de corrupción que cubre, como atmósfera contaminada, los ámbitos del Estado dominicano y la partidocracia.
• Un trabucazo a los pies de los criminales y delincuentes que se robaron la paz y la seguridad de los ciudadanos, para sacarlos como sabandijas de sus siniestras madrigueras.
• Un trabucazo que remueva y disuelva la estructura de venalidad abierta o encubierta con que la justicia premia a narcotrafi cantes y fi eras que se chupan el erario, con indulgencias y libertades inmerecidas.
• Un trabucazo que estremezca la conciencia de aquellos que, con autoridad, se cruzan de brazos, miran para otros lados o francamente facilitan la impunidad de los desfalcadores de los fondos públicos o de los reyes del crimen organizado.
• Un trabucazo que pare en seco las fáciles y engañosas tendencias, estimuladas desde fuera, que procuran instalar modelos de vida y de conducta que contradicen, primero, los fundamentos con que se erigió la nación; segundo, sus esencias culturales y, tercero, que apuntan a la muerte por inanición del sentimiento y la identidad nacionalista.
• Un trabucazo contra los factores que acentúan la pobreza y la ignorancia en el país, fuentes a su vez desde las que dimanan estímulos para la delincuencia, la violencia intrafamiliar, las violaciones a las leyes y los abusos sexuales a menores.
• Un trabucazo, tal vez el mayor y el más necesario, para declarar abierta la guerra contra todo aquello que pretende llevarnos al envilecimiento moral, que no es más que la suma de los precedentes aspectos que hemos citado en este editorial y que sirven de dianas y clarinadas para hacer los cambios que exige ya toda la sociedad.
Tomado del editorial de
Los trabucazos que faltan
de la fecha