Menu

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

martes, 21 de febrero de 2017

Danilo y corrupción

EL ANTES, EL AHORA.- Una de esas encuestas que no tienen dónde apagarse dio al presidente Danilo Medina o al gobierno por encima de 70 %, pero se le salió al paso, como era lógico, y se dijo que no, que eso era imposible. Ahora que otras mediciones acotejan mejor los números y solo otorgan 50 y algo por ciento, se afirma que el mandatario y su administración van en picada y que dentro de poco llegarán al suelo. ¿Hubo alguna vez el 70 que ahora se confronta con 50 y tanto? Después del Brexit, de Colombia y de Donald Trump se aconsejan formas diferentes de leer encuestas, y más de sacar conclusiones, de manera de corregir o por lo menos advertir confusiones. Aunque eso no debiera ser lo preocupante.
Lo preocupante debieran ser las inferencias que se hacen. No es Medina y su gestión que pierden porcentajes, sino el continuismo. Vaya usted a saber. Hay quienes piensan que Medina intentará otro período, y que no vale promesa ni impedimento constitucional. Su  voluntad será suficiente, y los recursos del Estado, como los santos con mucha devoción, harían de nuevo el milagro...
SON COMO SON.- Basta observar la situación y el temperamento político de los dominicanos. Se hizo reforma constitucional, una sobre otra, y atendiendo necesidades del gobernante de turno o del partido en el poder. Reelección por un tubo, y de una vez cerrado el camino malo. Sin embargo, desde fuera del gobierno se piensa lo contrario. Lo de Danilo Medina sería adicción, y como pudo una vez, podría siempre que se lo proponga. Aunque la realidad sea de contrastes. No se habla de las vallas que meses atrás fueron alarma cuando no escándalo. Pero tampoco se insiste en el blindaje de la Constitución que fue tea de discordia entre los seguidores de Leonel Fernández y Medina. ¿Quién mandó a quitar los cartelones y quién por igual acalló las voces del reclamo? El hecho pasó desapercibido, y otros asuntos ocuparon la atención. Nadie se dio cuenta de lo que es frecuente en el PLD: encontrar en la calle a la señorita Prudencia, meterla dentro de la casa y ponerla a hacer oficios domésticos. El comité Político aprobó, como si fuera uno de los nuevos reglamentos, la reinscripción, e incluso figura en el cuadernilloÖ
LA ÚLTIMA COLA.- Franklyn Almeyda anda tomándose la última Coca Cola del desierto; y por si lo olvidan, hay dos cosas. La reinscripción es una iniciativa de Almeyda, del mismo modo que el blindaje de la Constitución era una de sus causas. En los juegos de niños ambos a dos, pero en los de adultos no puede caminarse y masticar al mismo tiempo. Los peledeístas del comité Político se  juraron en la última reunión constituirse en un solo frente, y habrá que ver cómo siguen en el encuentro del 6 de marzo, pero sobre todo cómo reacciona el comité Central casi una semana después, y no solo respecto a  los reglamentos, sino también a la actual situación de auge del movimiento social. Si la caída en la puntuación fuera tan real o preocupante, como se cree, habría que trabajar adentro como afuera. El 27 de este mes se presta para llamar a juego a compañeros que están en reserva con el uniforme limpio, que no conocen el home y menos el corrido bases.
Se recuerda que el PLD perdió aliados; pero sin ellos ganó las últimas elecciones, y según las encuestas duplica al principal contendiente. De acuerdo a la NASA, el cohete coge fuerza y velocidad y altura cuando se desprenden los aparejos...
¿COHETES O GRANADAS? .- No creo que Danilo Medina pueda estar pensando ahora en reelección, si es verdad que el barco se le llena de agua y tiene que sacarla con las manos. Falta ver si lo que le estalla en los pies son cohetes chinos, propios de los días de Navidad, o granada de manos que hieren y matan, sea en guerra abierta o en actos de terrorismo. Encontró estribo para apearse en lo de Corde por el lado correcto, y con los terrenos del CEA hará otro tanto, pues no le conviene jondearse. Lo del CEA, si se hace como manda la ley, la moral y la buena administración, sería equivalente a Valle Nuevo. Echar para atrás años de asalto y despojo, y de hacerlo tendría que pisar callos de gente de su cercanía. El amor a la tierra barata seduce a cualquiera, y nunca se espera que un comercio normal provoque conflicto. Solo que ahora los muertos están afectando los buenos negocios. Ahora en el CEA como antes en la OISOE...
Por Orlando Gil ;-
orlandogil@claro.net.do