Menu

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

miércoles, 18 de enero de 2017

Si antes del 20…

Siempre se ha dicho que el Presidente de la República en cualquier tiempo y en cualquier sistema político, es la persona mejor informada del país, que a sus oídos llega todo lo que se hace, todo lo que se dice y, a veces, hasta todo lo que se piensa... O sea, que el Presidente siempre sabe lo que desea saber. En el caso de Danilo Medina eso no está documentado, y a juzgar por sus reacciones no parece exactamente así a no ser que sea el Presidente más democrático del mundo, en cuyo caso parece obvio que sus enemigos conocen bien sus debilidades y le dan por donde más le duele:
su ascendiente político en la base social.
¿Acaso ignora el Presidente que los grupos antisistema le han montado una campaña para involucrar al gobierno casi completo empezando por él, en los sobornos que pagó Odebrecht para agenciarse la contratación de obras de infraestructura del Estado? ¿De verdad piensa Danilo que a esos grupos los va a contener una comisión de notables que verificará la transparencia de Catalina?
Habría que ser muy cándido para creer tal cosa después que a esos grupos beligerantes le sirvieron tan buen argumento en bandeja de plata...
... Lo que viene ahora acompañará a Danilo durante los tres años y medio que le restan a su gobierno, y sin duda esa campaña erosionará su popularidad como nunca antes debido a una serie de factores que gravitarán en la recomposición política que se avecina.
... Ni hay nada nuevo
La vinculación maliciosa de la Odebrecht con el gobierno no es nada nuevo. Viene desde la campaña electoral pasada cuando estalló en Brasil el escándalo Lava Jato que al final derribó al gobierno de Dilma Rousseff, partiendo de la premisa de que el Partido de los Trabajadores y Lula apoyaron a Danilo desde su primera elección en 2012.
Pocos recuerdan el origen de la presencia de Odebrecht en el país, que se remonta al año 2001, casi iniciando el gobierno de Hipólito Mejía, y que fue traída como contraparte de otra firma brasileña, Andrade Gutiérrez, que ya tenía el contrato para la construcción del acueducto múltiple del Noroeste.
Desde entonces, Odebrecht fue engullendo poco a poco el presupuesto para las nuevas infraestructuras estatales, y al momento de estallar el escándalo controlaba más del 90 por ciento de las grandes obras públicas, siempre con contrapartes dominicanas de prestigio y solidez financiera.
El gobierno de Danilo heredó una situación que de hecho existía desde hacía más de una década al momento de él llegar al poder. Eran obras “amarradas” por una multinacional poderosa que creció en el gobierno de Leonel, pero fue también heredada del gobierno de Hipólito.
... La que se avecina
Ya vistieron de verde la campaña sediciosa contra el gobierno, pidieron a los partidos que no lleven banderas a las manifestaciones así en plural, porque la del domingo 22 es la primera de otras muchas, y se avecinan tiempos borrascosos en la política dominicana.
De nada valdrán los pasos que pueda dar Jean Alain para esclarecer los sobornos de Odebrecht y establecer responsabilidades, ni los empresarios o funcionarios que puedan ser arrestados y enjuiciados, ni las aclaraciones que se puedan hacer sobre cada una de las operaciones de los brasileños en el país, ni que se rescinda el contrato de Catalina, ni que devuelvan al fisco los 92 millones de los supuestos sobornos... ... La campaña verde “contra la impunidad” es indetenible. Ya empezó el desaguadero mediático y no parará hasta lograr su objetivo: poner fin a la dictadura de partido del PLD... ¡Si antes de 2020, mejor!
Por César Medina ;-
lobarnechea1@hotmail.com