Menu

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

jueves, 12 de enero de 2017

¡…Irresponsable!

Blas Peralta no quiso matar al profesor Mateo Aquino Febrillet sino a Eduar Montás, con quien había garateado momentos antes en un restaurant de la avenida Anacaona. El ex rector universitario fue víctima circunstancial tratando de proteger a Montás.
Pero ahora resulta que Montás retiró la acusación contra Peralta, dejando el camino abierto a una posible sentencia de descargo o, por lo menos, a una variación de la calificación a “homicidio involuntario”, lo que constituiría una aberración inaceptable.
Sería la fórmula para excarcelar al empresario Peralta, quien desde hace meses procura atenuar la carga acusatoria en los tribunales por un asesinato vicioso que consternó a todo el país cuando recién se iniciaba el año pasado, a pocas semanas de las elecciones generales.
Lo que se dice es que ha corrido dinero a raudales en un ejercicio de soborno que es el mismo mecanismo utilizado durante décadas por los camioneros de Fenatrado para monopolizar el transporte de carga en base al chantaje, a la extorsión y al miedo.
Con el retiro de la acusación de parte de Montás -que se había constituido en parte civil-, al tribunal se le hace difícil condenar a Peralta porque se demostraría que no tuvo la intención de matar a Febrillet, una chicana que terminaría con la escasa credibilidad de la Justicia...
... Porque realmente la intención que tuvo Peralta fue matar, y lo logró fehacientemente, sólo que en la persona equivocada: mató al que no era. ¡Asesinó al bueno!
... Tiene agravantes
El asesinato del ex rector universitario tiene agravantes porque el autor ocultó pruebas y hasta intentó maliciosamente cambiarle el cañón a la pistola homicida para modificar el resultado del análisis de balística. Por donde quiera que se le analice, se trata de un homicidio culposo con complicidades probadas.
Blas Peralta y sus cómplices tienen que pagar por un crimen tan abominable en perjuicio de un académico y ex rector universitario que fue, adicionalmente, un excelente ser humano y padre de familia ejemplar cuyo único error fue incursionar en la política partidaria y aspirar a un escaño legislativo.
La Justicia, como bien advirtió la fiscal Yeni Berenice, no puede desviarse de su propósito de aplicar las sanciones que establece el Código Penal, y el Ministerio Público continuará invariable llevando la carga acusatoria sin importar la forma en que actúe el hombre contra quien Peralta dirigió sus disparos...
... Allá él con su conciencia. Porque como bien dijo la viuda de Febrillet, señora Rita Aquino, la actitud de Montás no es sólo irresponsable sino también que constituye una traición “y una puñalada por la espalda” a la memoria del ex rector universitario.
... Otras sospechas
La Universidad Autónoma de Santo Domingo ha advertido sobre planes para atenuar la culpa de Blas Peralta en el asesinato de su ex rector Aquino Febrillet, y calificó como “irresponsable” la actitud de Eduar Montás.
La UASD observa con preocupación que el responsable de la discusión que desembocó en la trifulca que causó la muerte de Febrillet, pretenda ahora desvincularse del caso evidenciando otra patraña que busca excarcelar al autor del crimen.
Se ha tomado nota también de la sospecha que provoca el hecho de que ni siquiera la secretaria de Febrillet que resultó herida en la balacera, Rosa Elaine Mañaná, ni su chofer, Omar Sosa Méndez, ni el agente de seguridad, Joel Soriano, han presentado querella contra Blas Peralta ni figuran en el expediente como testigos de cargo.
Además, resulta sintomático el traslado óluego revocadoó del líder camionero a la “cárcel de envejecientes” de Monte Plata... ¿Sospechas nada más?
Por César Medina ;-
lobarnechea1@hotmail.com