Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

martes, 13 de diciembre de 2016

La Liga y los partidos

CRISPACIÓN INNECESARIA.- La integración de la Liga Municipal Dominicana pudo resolverse con una simple declaración pública, fuera de viva voz o como nota de prensa. El PLD pudo haber dicho de manera oficial que no apoyaba a Johnny Jones  para un nuevo mandato y que su respaldo sería para Neney Cabrera. Sin embargo, no. A los políticos dominicanos les gusta crear expectativas, producir crispación, sentirse en las finales del mundo. Cabrera dijo en una esquina que aspiraba y Jones lo escuchó en la siguiente, sin el primero tener nada en la mano y el segundo sin algo que garantizara su candidatura.
Agenda personal, no de partido, en ambos casos. Ahora se rumora que el PRD y el PLD llegaron a un acuerdo, y el acuerdo consistiría en dividir el mandato: dos años para el perredeísta Cabrera y los otros dos para el peledeísta Ignacio Ditrén. Nada nuevo, nada extraordinario, nada inusitado, aunque desde lejos se advierte la impronta perredeísta. La vieja fórmula del dos y dos que José Francisco Peña Gómez, con su liderazgo sin horizonte, no pudo consagrar. La intentó con diputados, y creo que uno solo cumplió...
EL SIN PARTIDO.- Johnny Jones podría comprobar ahora lo que otros reformistas más adelante. Lo difícil de echar hacia adelante un proyecto cuando no se cuenta con un partido. Neney Cabrera tiene al PRD, por demás aliado del Gobierno, e Ignacio Ditrén al PLD, con mayoría de alcaldes y control de organismos municipales. Jones se estrenó en la LMD cuando era dirigente reformista y en el PRSC eran otras las condiciones y las adhesiones. Por ejemplo, ¿dónde su carnal Rogelio Genao? No es fácil ni cómodo cuando uno se acostumbra a pelear en pareja verse solo en el cuadrilátero, y no solo con un oponente, sino con dos, que más boxeadores son gladiadores, y usan malas artes. Reinaldo Pared se apareció un día y declaró a favor de los aspirantes de su partido, y dos o tres días después Toni Peña salió a defender el derecho del PRD al órgano asesor de los municipios. Por Johnny Jones nadie postula, aunque se esperaba que lo hiciera el núcleo de reformistas que hizo campaña por la reelección de Danilo Medina...
CLAMÓ EN EL DESIERTO.- Julio Maríñez salió al ruedo, y no tanto porque esté involucrado en el asunto, ya que se le recuerda como un novio despechado de la Liga Municipal Dominicana, sino porque la participación de Toni Peña en el debate no fue la más adecuada. En vez de aprovechar a Neney Cabrera, lo puso en cuestión. Peña es secretario general del PRD, y si por el PLD habló Reinaldo Pared, igual secretario general, lo justo era que los dimes y los diretes se quedaran a ese nivel. Sin embargo, sucede que Peña no podía meterse en la discusión o en el reclamo porque como perredeísta no  aprobó el acuerdo político-electoral entre el PRD y el PLD. No lo denunció, pero tampoco hizo campaña, como sí Miguel Vargas y  otras importantes figuras del litoral blanco. Maríñez vino más o menos a arreglar la carga en el camino, y al parecer entreviendo la posibilidad de una réplica o desautorización. Se sabe que los peledeístas, y en particular Pared, tienen la boca bien puesta cuando de defender espacios se trata...
AQUÍ SE OYEN COSAS.- El acuerdo que se rumora o se da cuenta bajo cuerda podría existir, pues alguna salida deberá tener el affaire de la Liga Municipal Dominicana. Sin embargo, lo que se dice hasta ahora es novela, y sin contrato de película. Se habla de Danilo Medina, el presidente, y de Leonel Fernández, el presidente del partido, y de Miguel Vargas, el presidente del PRD. Sin dudas las fichas del juego. No obstante, la historia se complica cuando se dice que ese entendimiento deberá ir al Comité Político, y que éste deberá refrendarlo. El Comité Político es Danilo Medina, y Leonel Fernández, y Reinaldo Pared, no Miguel Vargas. Ahora, se hace cuesta arriba que lo que Medina dijo que sí, y Fernández consintió, no sea definitivo y deba someterse a otra autoridad. Incluso que el CP sería convocado con esos fines. Esto es, Neney Cabrera sería tan importante para el PLD, que su candidatura debería ser santificada por los sumos sacerdotes. La opinión de los líderes de la iglesia no sería suficiente y habría acudir al sanedrín. La verdad que aquí se oyen cosas...
Por Orlando Gil ;-
orlandogil@claro.net.do