Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

viernes, 9 de diciembre de 2016

El reparto político

A NIVEL DE TWITTER.- ¿Por qué un asunto como el control de la Liga Municipal Dominicana, una entidad tan importante en el reparto político, se trata en un medio tan difuso como Twitter? ¿A cuál aspirante quiso excluir Reynaldo Pared, tumbar del caballo, a Johnny Jones o a Neney Cabrera? ¿A qué se debe que el PLD que llegó a usar hasta la fuerza para poner a un extraño, ahora se afana en colocar uno suyo? El secretario general del partido de Gobierno mencionó tres posibles: Ignacio Ditrén,  Domingo Contreras y Julián Roa, los cuales por demás representan corrientes diferentes dentro de la organización.
Todos estos elementos deben tenerse en cuenta, pues un proceso que discurría más en atención a la fecha que a la competencia, se convierte en el tema del momento. Yo vi venir al perro, y lo adelanté, solo que no sabía que le tenía terror al agua y poseído de rabia. Jones creía que tenía el puente abierto y dispuesto, y con estos movimientos y pronunciamientos podrían estársele cayendo, como un  desastre más de las lluvias. No es lo mismo discutir de partido a partido que de candidato a candidato, cuando el secretario de la LMD será el resultado de una componenda política...
TODO ESPECULACIÓN.- Mientras Miguel Vargas no hable, todo lo que se diga respecto al PRD y la Liga Municipal Dominicana será pura especulación. Especulación, por ejemplo, que lo trató con  Danilo Medina y este dejó entender que no habría problema. Especulación, por igual, que el organismo municipal forma parte del acuerdo político-electoral entre PLD y PRD. Especulación, lo mismo, que Leonel Fernández dio su consentimiento para que un perredeísta que tiene nombre y apellido ocupe la secretaría general. Especulación, hasta prueba en contrario, que la candidatura de Neney Cabrera se sustenta en el partido blanco. La propuesta de Cabrera tenía fundamento y posibilidad cuando se planteaba en términos de escenario y de institucionalidad. Un PLD que lo tiene todo podía ceder un organismo que parecía no interesarle a un aliado como el PRD, que además se presentaba como segunda mayoría a nivel de municipio. Pero ahora por boca de Reynaldo Pared habla la primera mayoría, de manera que la realidad se impone y la especulación huye...
OTRO TIPO DE REPARTO.- La intervención de Reynaldo Pared tendrá inmediata repercusión dentro de las filas del PLD, y posiblemente en sus organismos. La rueda de prensa no tuvo ese propósito, pero las reseñas dieron más espacio a la proclama de Bauta Rojas, de que el PLD va por la Liga Municipal Dominicana, que el anuncio del reparto de canastas que hará su presidente Leonel Fernández. Lean los nombres: Bauta Rojas e Ignacio Ditrén, dos hombres de la confianza política y personal del expresidente Fernández. Pensarlo no es riesgo, y decirlo tampoco. En la competencia de la LMD los leonelistas podrían moverse de conjunto, de manera corporativa. Y podría pensarse y decirse más. El danilismo, el oficialismo, el Gobierno podría considerar la oportunidad y conceder ese espacio a sus oponentes internos, o como medida de equilibrio o de compensación ante el desmedro de poder del grupo en órganos públicos. Eso falta por ver, pues recién sacan la cabeza, pero si la competencia se traslada de afuera hacia adentro, la política de confrontación interna volverá al primer plano...
GIRO Y ESTRATEGIA NUEVA.- El giro a que obligarían los twits de Reynaldo Pared se correspondería con una estrategia nueva. No estaba en los planes del PLD tomarse la Liga Municipal Dominicana, y a los tres posibles que mencionó el secretario general se les había buscando ubicación. A Ignacio Ditrén se le nombró asesor del poder Ejecutivo en asunto de Transporte; a Domingo Contreras, director de Proyectos y Programas Especiales del Gobierno (con oficina -creo- en el Palacio Nacional), y a Julián Roa, director de la Escuela Municipal. Dependencia no del Ejecutivo, sino de la propia LMD. Todos esos movimientos, se creyó en su momento, eran para facilitar la reelección de Johnny Jones. Si no tenía competencia a la vista, solo era esperar el 26 de enero, y Jones por cuatro años más. Sin embargo, ahora no se sabe, bruma sin ocurrencia de lluvias. Aunque a Jones debiera tranquilizarlo, que siendo home club, deberá esperar hasta el último out. Contrario a Neney Cabrera, quien con Toni Peña Guaba al frente de sus tropas, difícilmente...
Por Orlando Gil ;-
orlandogil@claro.net.do