Menu

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

martes, 6 de diciembre de 2016

El inefable señor

Es un vocablo que proviene del latín “ineffabilis” y su acepción más común --según el Diccionario de la Real Academia--, se aviene a todo aquello que no pueda explicar ninguna lógica del entendimiento humano… Por eso, cuando un “líder” opositor calificó a Hipólito Mejía de “inefable señor”, probablemente ni siquiera sabía lo que estaba diciendo… … Porque el contexto en que usó el término ignora que el único dirigente opositor que en este momento actúa con verdadero sentido político, es precisamente Mejía que, de tonto, “no tiene un pelo”.
Hipólito sabe mejor que nadie que en el epílogo de su carrera política sólo tiene un camino hacia un eventual retorno al poder: reagruparse en su viejo partido --el Revolucionario Dominicano PRD--, y agenciarse el apoyo de Miguel Vargas y de Danilo Medina. Si es que Danilo no vuelve a reelegirse, algo que está por verse.
Su acercamiento a Danilo le abre a Hipólito un escenario formidable teniendo en perspectiva un eventual enfrentamiento electoral con Leonel Fernández… Por lo menos, garantizaría la neutralidad del Gobierno, un factor que podría resultar determinante a propósito de la extenuación de la gente para el 2020, cuando el PLD habrá agotado en el poder 20 de los últimos 24 años y 16 de forma continua. El próximo paso de Hipólito --que posiblemente lo estaremos viendo muy pronto--, sería agenciarse un acercamiento con Miguel y el PRD, que entiendo también le convendría tenerlo de vuelta como alternativa para recuperar su fuerza tradicional como partido mayoritario…
Sin Hipólito en el Partido Revolucionario Moderno, el Partido Revolucionario Moderno volvería a ser la Alianza Social Dominicana, el viejo partidito de la familia Abinader habilitado para acoger la disidencia perredeísta que en el pasado proceso quedó sin espacio electoral.
Esa disidencia fue y sigue siendo hipolitista, y aunque algunos de ellos adelantaron su retorno al PRD, la mayoría regresaría gustosa a su partido de origen.
De hecho, Luis Abinader ha sido absorbido por un radicalismo irracional que ha centrado sus ataques virulentos contra Danilo y el Gobierno, una estrategia contraindicada a partir del ascendiente popular del Presidente que aumenta en tanto se acerca cada vez más a la gente, según muestran las encuestas.
La alianza opositora que preconiza tal estrategia está destinada a desintegrarse en el corto plazo. Primero, porque los grupos de la centro izquierda que la componen buscarán fisonomía propia, y los de la centro derecha tienen tendencia a pactar con Leonel. El Partido Reformista está a un tris de otra división, y lo que salga de ahí también tratará de encontrar independencia. O sea, que la candidatura de Abinader para el 2020 comienza a hacer agua desde antes de definirse una situación marcada por su propia torpeza.
… Eso lo vio Mejía
Hipólito actúa con sagacidad felina en su acercamiento a Danilo Medina… Es su jugada maestra, contrario a lo que creen algunos que es producto de la empatía que supuestamente existe entre ellos. Mejía siempre ha tenido claro que Abinader carece de talento, astucia y habilidad para liderar la oposición, sobre todo después que asumió un radicalismo absurdo tras ser derrotado en las pasadas elecciones por 27 puntos porcentuales --62 a 35 por ciento--, adicionando el cretinismo de denunciar fraude y declararse en rebeldía. Dentro de su propio clan político, Abinader está cada vez más aislado.
Sus socios del radicalismo opositor comienzan a dejarlo solo, y en el PRM la división comienza a hacerse visible… La reserva joven es David Collado que no dudaría en seguir a Hipólito. ¿Ha pensado alguien en la fórmula Hipólito-David…?
Por CÉSAR MEDINA
Lobarnechea1@hotmail.com