Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

sábado, 10 de diciembre de 2016

Crisis del PRSC

Todo apunta a que, pese al movimiento de hace unos días que buscaba dejar fuera de la presidencia y del control del PRSC al ingeniero Federico -Quique- Antún, el dirigente colorado sabrá maniobrar para seguir al mando de la organización política fundada por el expresidente Joaquín Balaguer, y colocar en una situación delicada a los autores de lo que se definió como un intento de “golpe de Estado”.
El hombre, al levantarse de la cama y anunciar desde el local central de la organización que retomaba la rutina partidaria como su titular, definió la acción de un grupo de “compatriotas” que decía  suspenderlo por alegadas “faltas graves”, como “actitudes perversas, mezquinas, llenas de egoísmo y de envidia”. Llegue o no esto hasta el Tribunal Superior Electoral o le  declare un “perdón” el sector al frente de la franquicia reformista a los compañeros envueltos en la “intentona” , lo cierto es que el mero amago pone al descubierto un mal de fondo a lo interno de los reformistas que, por más que le busquen la vuelta, dejará un sabor amargo que continuaría reflejándose hasta el 2018, fecha de renovación de los cuadros directivos de la organización. De todos modos -y frente a un PRSC  cuyos directivos o figuras principales halan unos para el lado o la cobija del gobierno y otros para lado o el efecto mediático de la oposición- , la nueva situación presentada entre los reformistas da división por todos los lados. Y la razón fundamental de los últimos movimientos o “aprestos”, en los que hay gente veterana o experta en “travesuras” políticas de parte y parte, no es más que la lucha por el control de la organización. A falta del liderazgo fuerte del doctor Balaguer, su fundador, el PRSC, acostumbrado al poder, ha sacrificado la posibilidad de un crecimiento por medrar o servir de partido bisagra a  quienes, de manera sucesiva, tienen un pie puesto en el estribo del triunfo, trátese del PLD o del PRD. Desde las pasadas elecciones, cuando extrañamente el sector con el control de la franquicia política  no pacto con el candidato del partido en el Gobierno, sino con el de la oposición, se ha querido exhibir un discurso de “camino propio” y de “línea dura “contra el Gobierno, en procura de crecer y ganar espacio. Sin embargo, la tendencia a que una parte apoye siempre al sector oficial y otra haga lo contrario, ha dado lugar a división tras división y a que, a fin de cuenta, el PRSC cada vez sea mas pequeño. Ahora, para despejar el camino al 18 y 20,  es probable que se le dé trabajo al tribunal disciplinario. Si  fuere el caso -y parece que sí-, no haría mucho el PRSC al intentar crecer  saliendo del Gobierno y cayendo en brazos de la oposición, o de Abinader (¿).
Por Luis Encarnación Pimentel ;-