lunes, 7 de noviembre de 2016

"Es como vivir esposada": las mujeres de Arabia Saudita relatan su calvario cotidiano

Ancianas que tienen que pedir permiso de sus hijos adolescentes para viajar, rechazo a ser atendidas por un médico sin la compañía de un varón y violencia doméstica son algunos de los dramas cotidianos de las mujeres sauditas. 
La monarquía absoluta de Arabia Saudita es conocida por su estricta adherencia a las normas del islam sunita. Una realidad que marca de manera especial la vida de la población femenina. El diario 'The New York Times' hizo una llamada a las mujeres del país para conocer de qué manera la religión determina su experiencia cotidiana. 6.000 mujeres escribieron al medio estadounidense.
Coincidían en su queja de que necesitan pedir permiso a un hombre o contar con un acompañante del sexo masculino para realizar numerosas tareas cotidianas.
Una de las féminas, que se presentó como Rulaa de Riad, confesaba que después de sufrir una emergencia médica mientras viajaba en un taxi la ambulancia se negó a llevarla al hospital hasta que no llegara su "guardián del sexo masculino". Según relató, el retraso le hizo "perder mucha sangre" y estuvo cerca de morir.
Otra mujer de Riad, de nombre Sarah, admitió que tiene que pedir permiso a su hijo adolescente cada vez que quiere viajar. Y ello a pesar del hecho de que la mujer es doctora y tiene 42 años. "Es como si viviera esposada y la sociedad, las leyes, la gente [estuvieran] en nuestra contra", afirmó otra fémina, Bashayr, de la ciudad de Al Hasa. Por la misma razón, escribió, "la mayoría de las mujeres elige casarse poco después de cumplir los 20 años, como una forma de escapar".
No son los únicos quebraderos de cabeza cotidianos que sufren las mujeres en la monarquía árabe. Otras mujeres relataron haber sufrido violencia física. En este sentido,  Al Qahtaniya, de Riad, reveló al diario estadounidense que tras ir "a una librería sin el permiso de su esposo" a su hermana este "la golpeó sin cesar".