martes, 29 de noviembre de 2016

En el lugar del loco

Vistos como despojos humanos, seres miserables y posiblemente peligrosos, los trastornados mentales no tienen quien los quiera, ni siquiera la suerte de encontrarse con samaritanos, bastante escasos en este mundo de egoísmos e individualidades.
Por eso andan sin rumbo, sin amigos y sin dolientes por las calles de la ciudad, si es que acaso no están internados en el manicomio del 28 (que ya no se le llama así, sino centro de rehabilitación) o aislados, encerrados o metidos en un cepo, hasta que se apague el estrépito de sus mentes y sean llamados al descanso eterno.
Los locos dominicanos constituyen, siempre ha sido así, gentes marginadas de la sociedad, salvo aquellos que por razones de fuerza mayor tienen que vivir sometidos al encierro o al cuidado de los especialistas o de sus familias y aun entre estos últimos los tienen como espinas atravesadas, como un castigo a la vergüenza o el karma de sus pecados.
Pero toda regla tiene su excepción, por suerte. Y ese fue uno de los hallazgos más relevantes en el experimento bastante novedoso y arriesgado al que se sometió nuestro editor Juan Salazar, al disfrazarse de loco y salir por las calles, como un auténtico desquiciado, para poner a prueba las actitudes y comportamientos de las personas a las cuales se les acercaba.
Incluyendo a locos reales, verdaderos. Aunque no se pisaron las mangueras.
Después de padecer burlas y andar entre gentes que lo esquivaban, autoridades que lo espantaban en las entradas del Metro o de una universidad, y de palpar toda clase de desprecios, se topó con un joven en una de las aceras del Centro Olímpico que, a diferencia de los demás, no se desvió para dejarle el camino limpio, no se atemorizó y, en cambio, se acercó al supuesto orate para darle una amable y cariñosa palmada en el hombro y decirle “Cristo te ama, Cristo te ama”,  y siguió su camino, como el buen samaritano, en un ejemplo que pocos imitan.
La experiencia sirvió para ilustrar con emocionantes matices, que se irán apreciando a lo largo de esta semana en una serie de reportajes del LISTÍN DIARIO, los ostensibles rechazos hacia los trastornados mentales de la capital, con la esperanza de que ayuden a sensibilizar a la sociedad sobre su desgraciada realidad y se encuentren soluciones prácticas para hacerlos beneficiarios de un trato más humano, más compasivo, más samaritano para ellos.
Tomado del editorial de
En el lugar del locode la fecha