jueves, 20 de octubre de 2016

¿Vergüenza, dijo?

Para estos mismos meses del año 1986 --hace justo 30 años--, el país reaccionaba incrédulo al conocer el latrocinio que constituyó el gobierno de Salvador Jorge Blanco cuando el entonces contralor general de la República, José Antonio Guzmán Álvarez, comenzó a presentar cada lunes en televisión las “indelicadezas” que permitió ese Presidente infame.
Aquellas barbaridades --que sí constituyeron una vergüenza nacional--, terminó con una condena de 20 años a Jorge Blanco, el único presidente dominicano apresado al terminar su período, después de propiciar un show vergonzoso al intentar asilarse en Venezuela para evadir su responsabilidad culposa.
Que el hijo de ese ex presidente, Orlando Jorge Mera, considere hoy, tanto tiempo después, que el Presidente Danilo Medina “no tiene escrúpulos” y que su gobierno constituye “una vergüenza” para los dominicanos, obliga a recordar el período de Jorge Blanco, entre 1982 y 1986, para hacer comparaciones que por sí solas dejan sin moral al denunciante.
No precisamente porque Jorge Mera tuviera alguna responsabilidad en aquel latrocinio del gobierno de su padre, sino porque él es y ha sido en todo este largo período el único defensor de un régimen huérfano de solidaridad hasta de sus asociados más cercanos.
Los últimos 30 años ningún otro gobierno ha sido tan pernicioso para el país en todos los sentidos... Ni siquiera el de Hipólito Mejía entre los años 2000 y 2004, en el que el hijo de Jorge Blanco ocupó principalía en la estructura burocrática del Estado y también dejó en Indotel historias que dan grima contar..
¡... Si no, que revisen bien en los libros del Baninter y busquen algunas cuentas apócrifas o a nombres de testaferros!
... Claro, hay corrupción
En este gobierno es probable que haya habido corrupción y el primero en reconocerlo es el propio Presidente Danilo Medina que en todos los casos ha ordenado actuar al Ministerio Público. Que la Justicia no haya encontrado sustento en las acusaciones, es cosa muy distinta...
... Lo que nadie puede probar --aunque Jorge Mera tiene el tupé de afirmarlo--, es que Danilo Medina haya sido partícipe de un solo acto que avergüence su condición de Presidente de la República, como sí ocurrió en el período gubernamental 82-86.
Nadie puede decir que Danilo le ha ordenado a algún ministro de Defensa que vaya “a tomarse un cafecito” con un suplidor de las Fuerzas Armadas para que haga “negocios vergonzosos” donde el Estado haya sido timado con miles de millones de pesos, como se probó en la Justicia que ocurrió en el gobierno de Jorge Blanco.
Porque ningún “informe sobre ética y corrupción” emitido por un organismo apócrifo como el llamado “Foro Económico Mundial”, puede tener mayor peso que una sentencia judicial refrendada en todas las instancias que condenó a 20 años de reclusión al padre de Jorge Mera... ¡Eso sí que es vergonzoso!
¡Treinta años después...!
Después de aquel “gobierno vergonzoso” de hace 30 años, Balaguer dirigió por diez años el país, le siguió Leonel Fernández, luego vino Hipólito, volvió Leonel por ocho años y Danilo lleva cuatro años y pico.
Ninguno de esos gobiernos --por difíciles que hayan sido los tiempos--, puede equipararse en maldad y perversidad a los cuatro años de Salvador, sin contar la matanza de abril de 1984 por la forma cínica y torpe conque ese presidente manejó una crisis que pudo haber superado con el tacto que nunca tuvo para evitar que los guardias salieran a las calles a matar gente indefensa.
¿No piensa Orlando en esas cosas cuando tipifica a Danilo como un corrupto sin escrúpulos?
Por César Medina ;-
lobarnechea1@hotmail.com