martes, 25 de octubre de 2016

El injerencismo de embajadores EU es fuente de conflictos

James Brewster, embejador de Estados Unidos en el país.
Varios embajadores de los Estados Unidos han desarrollado su labor con alto nivel de conflictividad, pero James Brewster generó polémica desde antes de llegar al país por su preferencia sexual.
En los últimos 25 años Estados Unidos ha sido representado en el país por siete embajadores, y aunque las relaciones diplomáticas entre ambas naciones se mantienen fuertes, lo cierto es que al menos tres de los diplomáticos han manejado sus gestiones con altos niveles de conflictividad y han sido acusados de injerencistas.
Se trata del actual embajador, James Brewster, que está en el país desde el 2013, así como de Robert Stephen Pastorino (1992-1994) y Donna Jean Hrinak (1994 -1997). Esos tres embajadores han sido acusados de injerencistas por diversos sectores nacionales, especialmente por temas electorales y de nacionalidad, y con Brewster se añadió la homosexualidad, como tema de fuente de conflicto.
Pastorino protagonizó una polémica con el cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez en un intercambio de cartas en tonos nada diplomáticos por el impasse generado tras las elecciones del 1994.
El religioso acusó de injerencista al gobierno de los Estados Unidos por las opiniones que había emitido tras los comicios y el entonces embajador Pastorino envió una carta en la que insinuaba que las donaciones que daba su país a la República Dominicana también podrían ser interpretadas como injerencia. López Rodríguez respondió con una epístola en la que calificó de ridícula la comunicación del diplomático.
Donna Hrinak asumió como embajadora el 22 de junio del 1994, en plena crisis postelectoral y de inmediato le restó legitimidad a las referidas elecciones. La diplomática envió una carta a la Junta Central Electoral (JCE) en la que expresó preocupación por cómo se desarrolló el proceso electoral. La acción fue calificada de intromisión en los asuntos del país, sobre todo porque no se respetó la vía diplomática para expresar la queja.
El actual embajador de Estados Unidos escenificó conflictos con el Cardenal López Rodríguez y otros sectores religiosos que lo han acusado de promover la homosexualidad en el país. También con el presidente de la JCE, Roberto Rosario, el embajador ha tenido fuertes choques y la última expresión fue el retiro de visas al funcionario. En la gestión de Brewster la embajada de Estados Unidos en el país también pidió a la JCE que acreditara a 23 diplomáticos como observadores, lo que generó diferencias entre Rosario y esa embajada.
Igualmente, la documentación de extranjeros en el país, especialmente de origen haitiano, ha sido fuente de conflictos entre Brewster y Rosario. Recientemente Brewster dijo que el país es un puente para el tráfico de drogas, a lo que el presidente Danilo Medina respondió que entonces Estados Unidos es una autopista de diez carriles para el destino de sustancias controladas.
Más diplomáticos
Las gestiones de los diplomáticos Charles Taylor Manatt (1999- 2001), Hans H. Hertell (2001-2007), Robert Fannin (2007-2009) y Raúl Yzaguirre se desarrollaron en un ambiente de diplomacia y sin mayores niveles de conflictividad.
Aunque la gestión de Hertell, una de las misiones de más tiempo, se caracterizó por algunos enfrentamientos especialmente por sus declaraciones a favor de la ley de lavado de activos y contra la piratería. Hertell tuvo diferencias con el exconsultor jurídico Guido Gómez Mazara.
Diferencias históricas en distintos períodos
La tensión actual entre la embajada de EE.UU. y el país no es nada nuevo, por el contrario, los conflictos siempre han estado latentes. Un caso emblemático ocurrió en el 1978. En ese año hubo elecciones y el PRD ganó con Antonio Guzmán como candidato presidencial y la tensión que se generó llevó hasta la casa del entonces presidente Joaquín Balaguer al embajador Roberto Yost, quien esperó por tres horas en la marquesina al gobernante sin lograr que lo recibiera. Balaguer dijo que no cumplió los mecanismos diplomáticos.
Brewster tiene confianza del presidente Obama
Durante el fin de semana, un medio digital divulgó la versión de que supuestamente Brewster ya no continuaría como embajador de Estados Unidos en el país, pero la Embajada de esa nación aclaró que el diplomático cuenta con toda la confianza del presidente Barack Obama y que sigue en su cargo.
Recientemente, un grupo de personas promovió la firma de una carta para pedir al Departamento de Estado de los Estados Unidos que destituya a Brewster del cargo.