lunes, 10 de octubre de 2016

“Dráculas” sobre Haití

Anticipándose a una desagradable experiencia ya conocida, el gobierno de Haití ha advertido que organizaciones no gubernamentales (ONGs) están abultando las cifras sobre muertes y daños en ese país para justificar sus campañas de recaudación de fondos humanitarios.
“Ellos quieren demostrar que la situación es más grave para recaudar fondos”, ha dicho el ministro de Interior, Francois Anick Joseph, al advertir que toda asistencia humanitaria será puesta bajo el control del Gobierno, vale decir, bajo su administración o gestión.
De esta forma, el gobierno haitiano pretende marcar distancia frente a aquellos que solo se han lucrado de las tragedias y miserias humanas de Haití para engullirse las ayudas que, supuestamente, van dirigidas a mitigar los sufrimientos o a financiar obras para los pobres.
Tras el terremoto del 2010, las organizaciones no gubernamentales acumularon muchos millones de dólares en ayudas humanitarias, pero según reveló el expresidente Michel Martelly en una conversación con ejecutivos del LISTÍN DIARIO en Puerto Príncipe, de cada 100 dólares donados, Haití solo recibió uno.
De hecho, ya han comenzado a aparecer en las redes sociales los mensajes muy conmovedores que presentan el desastre causado por el huracán Matthew, con imploraciones y oraciones por Haití, con las coletillas consabidas de que “haz tu aporte” directamente a las Ongs para acudir en auxilio de las víctimas.
Estos nuevos “dráculas”, que en lugar de chupar sangre, chupan ayudas económicas, y de otra índole, han vuelto a abalanzarse sobre la miseria de un pueblo que vive en los escombros del terremoto y en la indefensión causada por las enfermedades epidémicas, bajo un falso movimiento caritativo que es preciso desnudar y condenar.
Haciéndose pasar por “Amigos de Haití” y bajo una consigna aparentemente noble y solidaria como la de “Todos Somos Haití”, esos grupos ya alistaron sus garras para hincarlas sobre la tragedia, según lo que ha dejado entrever el gobierno haitiano que, esta vez, al parecer, no está dispuesto a que lo tomen de tonto útil.
Tomado del editorial de 
“Dráculas” sobre Haití de la fecha