miércoles, 12 de octubre de 2016

Aborto, haitianos

LA ENTRETENCION.- Nada entretiene más al dominicano de estos tiempos que los informes de los organismos internacionales. Uno porque sabe que es su propia obra y otro porque no se contiene la rabia. El último de la ONU, que fue desmentido y finalmente confirmado, se ocupa de dos temas, y lo hace de manera crítica: el aborto y la regularización de haitianos. Lo del aborto confunde, pues la ministro de la Mujer denuncia que los “ hombres de poder ” mandan sus “ queridas ” a sacarse muchachos a Puerto Rico, en tanto las embarazadas de los barrios, pobres por demás,  no encuentran medios para hacer lo mismo.
Desigualdad obvia, evidente. Igual confunde, porque un funcionario de salud, que tiene que ver con el asunto, reclama ese derecho que se niega. El gobierno por tanto no está en prohibir o impedir el aborto, aunque la ley no lo permite. Ahora bien, Janet Camilo habla de “ hombres de poder ” y por igual de “ queridas ”, y aunque no tengan necesariamente que ser hombres de gobierno, en Dominicana la expresión no se interpreta de otra manera. Además, el esquema mental de las feministas es único...

EL SECRETO.-  El pronunciamiento de la ministra de la Mujer tiene sus implicaciones, que nadie es ingenuo y menos inocente. Una cosa es la desigualdad, el acceso a medios diferentes, y otra que exista una práctica sostenida. Que hombres de poder manden sus queridas a abortar a Puerto Rico no puede considerarse un hecho aislado, algo de un día, y ya. No. La cuestión es más grave, y tiene todos los elementos de una denuncia. Cuando el dirigente del PLD que se conoce como Querido habló de  “ segunda base ”, se hizo famoso y fue el chiste del año, y se descubrió desde entonces que tenía más vena de comediante que de político. Janet Camilo retoma el tema, aunque en un contexto malicioso. Existen las queridas, pertenecen a hombres de poder, y de tanto  ardor quedan preñadas, y como las criaturas serán problemas, se les sacrifica ante el altar de las impudicias. ¿ Cómo conoce la señora Camilo  la situación ? Se la comentaron y la compartió, sin más ni más, o es el resultado de una investigación. Se sabía del aborto, Puerto Rico queda cerca, pero para el gran público era un secreto...

¿QUÉ MOSQUITO? .- Nadie sabe qué cambio se le metió al presidente Danilo Medina que decidió dar un salto a Haití, en una visita sorpresa, como si su territorio fuera una provincia más de República Dominicana. Tampoco se entiende cómo es que si para verse los mandatarios de ambos lados, tienen que afanarse tanto, ahora fuera tan fluido el encuentro. Igual que si existe veda para productos dominicanos, esenciales para el diario vivir de los haitianos, estos entraran caminando, como si verdaderamente el Masacre se pasara a pie. Esas explicaciones no se darán, pero fuera bueno conocer razones, pues pone en entredicho o en ridículo el último informe de la ONU. República Dominicana, o su gobierno, no solo está asumiendo al nacional haitiano como persona, sino zonas enteras de ese país que fueron afectadas por la tormenta Mathew, como si esos damnificados tuvieran derecho a ese socorro, a esa asistencia. Incluso, primero que los dominicanos que se encuentran en igual situación...

¿GALLETA SIN MANO? ¿Se condolió el presidente Danilo Medina de la mala suerte de Haití y de los haitianos, destinatarios y víctimas de todos los fenómenos, o quiso dar una galleta sin mano a la ONU? La ONU es la comunidad internacional, y no solo ocupa su territorio, sino que denuncia en sus foros,  permanentemente, las políticas migratorias dominicanas. Así, mientras esa comunidad no sabe como asistir al país más pobre de América, la ayuda dominicana fluye pronta y abundante. República Dominicana llegó primero cuando el terremoto, y por igual República Dominicana llega primero con la tormenta. Unicef, que es una dependencia de la ONU, inicia una campaña de recolección de fondos con mensajes publicados en periódicos del mundo. Lo vi en El País de España, y lo supongo en muchos otros. Hasta ahora palabras, y dependerá de la generosidad de una humanidad que no siempre está sobrada. Sin embargo, los dominicanos se hacen presentes, sabiendo como saben cuál será la reacción final. La ingratitud de siempre. Pero nada, que no sepa la mano izquierda lo que hace la derecha...
Por Orlando Gil ;-
orlandogil@claro.net.do