lunes, 19 de septiembre de 2016

¿A qué apuestan?

REPRESENTANTES.- Lo que conviene a los dirigentes del PRM que quieren ocupar posiciones en las llamadas altas cortes, es que la negociación llegue al callejón sin salida de representantes de partidos. Que a Moderno le toque lo que sea justo, nunca equitativo, y que el PLD se salga con la suya: la clásica modalidad de que el que reparte y reparte se queda con la mayor parte. Si al PRSC se le otorga su cuota, la situación vuelve a ser la misma, sin crisis y ni siquiera crispación. Los partidos seguirán siendo partidos, y la sociedad civil, sociedad civil. En el 1978 El Gatopardo se convirtió en libro de cabecera, y la fórmula de la novela era sencilla: que todo cambie para que todo siga igual.
Y cambió la apariencia, pero la esencia siguió siendo igual. Así que la cuestión es simple. PRM y PRSC están en la cocina, tienen puestos en la mesa, pero la sartén continúa en manos del PLD, y graciosamente no la va a ceder a sus oponentes. La maniobra del camuflaje no logrará su propósito. Sus candidatos no podrán ser propuestos por la sociedad civil, a menos que quiera descalificarse por sí misma…

LOS TRAILERS.- El ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo, hizo de vocero del Consejo de Gobierno del pasado viernes, y dio cuenta de las principales acciones o ejes de importancia del nuevo mandato, así como anunció una serie de decretos a publicarse en días subsiguientes.
De ese modo se conoce el guión y ahora falta la película. Y la película deberá ser interesante si es por lo menos la mitad de los avances dados por el presidente Danilo Medina. No era conveniente ni adecuado poner a Montalvo a competir con su superior Medina, pero las palabras del jefe de Estado no deben perderse. La opinión pública debe enterarse en detalles de lo que el mandatario dijo a sus subordinados. Su perorata fue oportuna y trascendente, y hasta podría hablarse de La Doctrina Medina, pues fue puntual y directo. Trató muchos puntos, pero a lo que dedicó más tiempo y puso mayor énfasis fue en la conducta de los funcionarios. No habló con la correa en la mano, ni su audiencia era una escuela de párvulos, pero el tono fue más que aleccionador…

UN SOLO CAMINO.- El presidente Danilo Medina dijo que está dispuesto a perder amigos, pero que no va a permitir inconductas. Reiteró algo que ya había dicho en el mandato anterior. No quiere cuando salga del poder andar agachado, con vergu¨enza, sino que quiere que la gente en la calle lo distinga y salude con aprecio. Que nadie tiene derecho a robarse los dineros públicos y que él no lo va a tolerar, y como si fuera un paneo de cámara de televisión fue viendo la cara de todos los presentes. ¡Ay, papá! Igual advirtió sobre el uso personal del cargo, de que se le utilice para promoverse políticamente. Recordó que el gobierno tiene un programa, y los funcionarios deben aplicar sus políticas. Incluso, que él que no lo tenga, que pida copia, pero que nadie se equivoque con inventos propios. Muchos hombres, pero un solo destino. Y no podría ser de otro modo. Con un rebaño tan variopinto, si el pastor no se pone a la cabeza y marca el camino, cada oveja busca su trillo y se va por el lado que más le convenga…

EL RESULTADO.- Las palabras están dichas, la flecha está en el aire, y ahora falta ver si las palabras intimidan y la flecha mata. Había adelantado el propósito, y no entiendo por qué se atrasó tanto, cuando pudo mandarse el mensaje durante el “período de transición”.
Al parecer se esperó que el gobierno estuviera completo, que no existieran expectativas de remociones ni de nombramientos, para apreciar una política que era vieja, pero que ahora nueva. Sin embargo, no basta con rezar, como decían Los Guaraguaos. O el refrán, que es más explícito: A Dios rogando y con el mazo dando. Por ejemplo. Se publica en estos días que el Presidente, la Vicepresidenta y los altos cargos entregaron su declaración de bienes según acuerda la ley. Pero la Cámara de Cuentas mantiene la denuncia: los renuentes son más que los cumplidores. Fácil por tanto mostrar credenciales y hacer creíble el nuevo ánimo. Mejorar talante moral. Dar un ultimátum.
Emplazar con plazo. El funcionario que no cuele su café claro, sencillamente se queda sin taza…
Por Orlando Gil ;-
orlandogil@claro.net.do