viernes, 19 de agosto de 2016

¿Mercado de órganos en RD?

En un mundo loco, donde la ignorancia circula certificada por medios y redes, es casi normal que la gente crea cualquier historia, y que se tejan otras que no pasan de ser leyendas que encuentran terreno fértil entre incautos.Viene a cuento la versión de los raptos de seres humanos con el malévolo e inhumano propósito de extraerles determinados órganos que supuestamente entran a un mercado que se comparte entre la ciencia y el horror. Pero eso no pasa de pura ignorancia.
Ahora bien, con el desarrollo de la Medicina y los avances tecnológicos, el trasplante de órganos ha cobrado una importancia capital, lo que ha disparado una alta demanda que ha conducido a una escasez de órganos disponibles. Eso ha estimulado el tráfico comercial de órganos humanos, sobre todo de donantes vivos no emparentados con los receptores. Esa alta demanda ha impulsado un negocio ilícito que incluye el tráfico de seres humanos.
A consecuencia de ello, la Asamblea General de la Organización Mundial de la Salud (OMS) estableció normas mundiales para los trasplantes, las cuales quedaron reflejadas en las resoluciones que dieron lugar a “Los Principios Rectores de la OMS sobre Trasplante de Órganos Humanos”.
La 23.ª sesión de la Comisión de las Naciones Unidas de Prevención del Delito y Justicia Penal adoptó una resolución para “prevenir y combatir el tráfico de órganos humanos y la trata de personas para extraerles los órganos”. En realidad hay un comercio ilícito de órganos, pero eso no ocurre en los términos que se suponen por acá.
En el país la Donación de Órganos y Tejidos para Trasplantes está regulada por la ley 329-98. El Instituto Nacional de Coordinación de Trasplante (INCORT) ha dicho que aquí no existen condiciones para un mercado ilegal de tráfico de órganos.
La operación de extracción y trasplante de un órgano es extremadamente delicada y debe hacerse en condiciones muy especiales, en centros calificados. Todo debe ocurrir dentro de unos parámetros donde los tiempos son fundamentales, porque los órganos requieren unas normas de manejo y conservación que no se pueden ejecutar en una clínica de mala muerte.
Hay que tener cuidado para dar crédito a versiones de calle.
Tomado del editorial de
¿Mercado de órganos en RD?
de esta fecha