sábado, 27 de agosto de 2016

Caso Carla, el ovillo se desenreda

Poco a poco salen a la luz las piezas reservadas que forman parte del rompecabezas de la desaparición de la niña Carla Massiel Cabrera Pérez hace más de un año, suceso que conturbó a la sociedad dominicana.
Cuando ya muchos creían que el caso quedaría sepultado en el misterio más insondable, el hallazgo de unas osamentas en un lugar próximo al de su vecindario, desde donde desapareció el 25 de junio del 2015 raptada por dos hombres en una motocicleta, parece haber dado pistas valiosas para esclarecerlo.
Y en la medida en que los hilos del ovillo se han ido desenredando, otro elemento inesperado, el que tiene que ver con la extracción de sus órganos, emerge con fuerza dentro de la investigación que lleva a cabo la Fiscalía de Santo Domingo sobre el descubrimiento de las osamentas y las probables causas del homicidio.
En una orden judicial emitida por la Coordinadora de los Juzgados de la Instrucción del Distrito Judicial de Santo Domingo, jueza Marcia R. Polanco de Sena, se autoriza a la fiscalía de esa provincia a realizar el allanamiento del Centro Médico Integral II de Hainamosa, como parte de la logística de investigación del caso.
Concretamente se menciona, como razón para el allanamiento, la presunta culpabilidad de la ley 329-98, de salud, que regula la donación de órganos humanos; la de trata de persona y la del menor, entre otras, “en perjuicio de la menor de edad C.M.C.P. y el Estado Dominicano”.
Estas siglas no dejan la menor duda de cuál ha sido, desafortunadamente, la suerte de la niña Carla Massiel. Lo que aturde y conmueve, además, es la presunción de la probable motivación de su secuestro y desaparición: la extirpación de sus órganos.
Las leyes violentadas, en específico artículos literales y numerales, según la orden que autoriza el allanamiento, tampoco dejan dudas de hacia dónde ha estado orientada la investigación de la Fiscalía de Santo Domingo, evidentemente una investigación delicada porque lo que se trata de esclarecer se sale del cuadro común de los homicidios en el país.
Para una sociedad que estuvo unida más de un año en el reclamo constante para que se esclareciera la desaparición de la niña Carla Massiel, lo que importa ahora es que el esfuerzo de encontrar la verdad culmine aportando todas las pruebas que hasta ahora habían quedado atrapadas en el ovillo de su misterio.
Tomado del editorial del 
 Caso Carla, el ovillo se desenredade la fecha