jueves, 4 de agosto de 2016

Al paciente pobre que llega emergencia Marcelino Vélez, está prohibido cobrarle

Al paciente pobre que llega a la emergencia del Hospital General Regional Marcelino Vélez Santana, ningún médico puede preguntarle si tiene dinero en los bolsillos, la prioridad es salvarle la vida.

Fotos

Así lo expresó el director de este centro asistencial público del tercer nivel, Danilo Pichardo, para quien el hospital, así como el modelo de autogestión, deben replicarse en todo el país, al existir la posibilidad de contar siempre con un abastecimiento de medicinas, trabajar en condiciones óptimas y ser referente en el trato a la población con la salud vulnerada.
Los médicos que trabajan allí no están dizque porque los mandó fulano
“¿Qué ventaja tiene el Marcelino desde que se inauguró?, que los médicos que trabajan allí, no están dizque porque me mandó fulano”, precisó Pichardo, al puntualizar que los especialistas al llegar allí, son evaluados por los jefes de especialidades, quienes antes los evalúan concienzudamente y luego hacen sus recomendaciones.
“Y entonces esta persona ingresa al Marcelino, igual las enfermeras o sea que allí no existe una palanca política que te permita entrar directamente, porque te mandó fulano”.
Satisfecho por personal médico: Guillian-Barré
Indicó que siente satisfecho de su personal médico y mencionó a los intensivistas, los neurólogos, los médicos internistas por el logro de impedir que el Gillian- Barré, con 62 casos solo haya fallecido uno directamente y que la mortalidad allí esté por debajo de cifras internacionales.
Personal calificado para salvar vidas en todas las áreas
Entrevistado en el programa Síntesis por Michael y Santiago Hazim, indicó que una de las ventajas del Marcelino Vélez Santana es que cuenta con una Unidad de Cuidados Intensivos dotada de ocho camas, cada una de ellas con un ventilador funcionando; con monitores, con personal de intensivistas graduados que amanece allí.
“Allá tenemos una residencia de medicina familiar y comunitaria. Y esos residentes no son los responsables de las emergencias; los que amanecen de servicio en las emergencias son especialistas certificados. Allá amanecen dos gineco-obstetras, dos pediatras, un cirujano, anestesiólogo, un intensivista y al frente de la emergencia está un emergenciólogo o un médico internista”, resaltó.
Esto plantea que esos médicos están tranquilos haciendo su servicio, pues cuentan con todas las herramientas, los métodos diagnósticos; está en la emergencia, pero si hay que hacer una tomografía, resonancia o cualquier necesidad, está cubierta.
Al paciente que llega a la emergencia está prohibido cobrarle dinero
“Al paciente que llega a la emergencia, está prohibido cobrarle dinero, y fue una de las primeras medidas que tomé, luego de reunirme con los dirigentes comunitarios, que se quejaron de que los pacientes pobres que debían ser hospitalizados tenían que hacer un depósito de 10 mil pesos”.
Dijo que también se quejaron de que si iban para la Unidad de Cuidados Intensivos, tenían que cobrar 20 mil pesos y, subrayó que: “Paciente pobre que llegue al Marcelino, los médicos no pueden estar preguntándole si tienen dinero en los bolsillos…estamos aquí para dar atención, estabilizarlos…”.
2 millones de pesos para cubrir a los pacientes más necesitados
Manifestó que ese hospital cubre una inversión para pacientes que no pueden pagar, de entre 1.8 a 2 millones 200 mil pesos.
La autogestión la garantiza al paciente la atención integral
A la pregunta de si sería viable cambiar el sistema al modelo de la autogestión, respondió:
“A la hora que los hospitales tradicionales hagan acuerdos con las ARS, llegará un momento en que serán autogestionables y sería lo ideal por el hecho de que eso da la oportunidad de que, por ejemplo si usted me inspecciona el Hospital Marcelino Vélez y vamos a almacén para ver cómo andamos en material gastable, yo le diría que la última inspección determinó que había 60 millones de pesos en medicamentos y material gastable”.
Significó que los hospitales de autogestión le garantizan al paciente no solo la calidad en los servicios sino la atención integral.
Hospital del tercer nivel
 Este es un hospital general de tercer nivel de atención, ubicado en el municipio de Santo Domingo Oeste. Es una institución del Estado, descentralizada, organizada para articularse a la red pública y privada de prestación de Servicios de Salud, como lo establece el reglamento de provisión de las redes de los Servicios Públicos de Salud, que inició sus servicios el 13 de Enero del año 2003.