viernes, 1 de julio de 2016

Sin mediación a la vista

EL BATEO Y CORRIDO.- Los partidos debieran hacer un ejercicio de  honestidad política, corrigiendo los despropósitos de la pasada campaña, en la que todos actuaron como locos. La experiencia no fue la mejor, ni  para ellos ni para la democracia. Dejar las cosas así, o insistir en los mismos  procedimientos, sería como retorcer el cuchillo en una herida  abierta. Lo correcto sería curarla y cerrarla, de manera que no ocasione daños mayores. Y la observación resulta más que oportuna si de verdad ahora será la vencida de la Ley sobre Agrupaciones Políticas. La ley siempre será la ley, pero convendría un ánimo y ambiente que  fueran favorables, pues la denuncia y la demanda no bastan por sí solas. Por ejemplo, se anuncia que el PRM será reestructurado el año que viene, pero no se habla de consulta a las bases y se da como un hecho que la actual dirección extenderá su mandato. Esto es, la ausencia de democracia de sus inicios.
Nadie eligió a Andrés Bautista ni a Jesús Vásquez, sino que fueron cooptados por sus compañeros. Lo que se proponen llevar a cabo, de ser ciertas las murmuraciones, es lo que hizo y hace el PLD. Un bateo y corrido político...
SI EL CHIVO GOZA.-Si el PLD, y el PRM, y el PRD, y el PRSC, y la cuenta es larga, pueden vivir sin democracia interna ¿a que una ley que imponga un orden y  les impida hacer lo que por  ahora  sobradamente ? Siempre he dudado de la buena fe de los partidos que reclaman la ley, pues de ser real su sentimiento, procedieran a adecuar sus estructuras y procedimientos a las normas a establecerse. Sin embargo, se imitan en lo malo y ninguno se interesa en dar un ejemplo, en ser referente. Si el PLD hace las cosas de una manera, y esa manera es mala, sus oponentes debieran hacer lo contrario: marcar otra pauta y constituir un camino diferente.  La perspectiva es de una ley a desconocer cuando sea el estatuto a aplicar, pues no es lo mismo asumir determinada regla de forma espontánea, a hacerlo forzado por la circunstancia o por una legislación de mandato estricto. La iniciativa y la aprobación llevan tiempo y requiere consenso, pero la aceptación de sus principios, como decisión individual y propia, en cualquier momento...
EL GUISO HUELE.- La Comisión de Justicia del Senado lleva días trabajando con el proyecto de Ley de Agrupaciones Políticas, analizando artículo por artículo. La idea es terminar pronto y someterlo al conocimiento y aprobación del pleno. La disposición de los comisionados es buena, pero preocupante, pues tienen una misma filiación y en el Senado todos sus miembros son peledeístas. Una sola suerte, o toda la suerte  de un lado. La idea es terminar esta misma semana y  celebrar audiencias  públicas o privadas con sectores interesados o previamente acordados. Una forma admirable de democracia, o de consenso: recabar opiniones ajenas después de aprobar las propias. Así no habrá lugar a quejas, puesto que se llenaron todas las formalidades, y aunque la sociedad civil quiere imponerse en todos los escenarios, a veces con que se le escuche se da por cumplida. Pero ¿y la sociedad política, los partidos que no tienen representación en la cámara alta, y que de seguro denunciarán como palo acechado el propósito?...
OYE, APLAUDE Y APLASTA.- El espíritu burlón de Nano Uribe podría andar risueño por los pasillos del Senado esta semana. En situaciones como la actual acostumbraba decir: “A la oposición se le oye, se le aplaude y se le aplasta”. ¿Será ese el ánimo de la Comisión de Justicia del Senado, si llamara a audiencia pública o privada a representantes del PRM? ¿Dejará el PLD, o su Comité Político, en las solas manos de los senadores la Ley de Agrupaciones Políticas? Los dirigentes del Partido Revolucionario Moderno hablan de la necesidad de un pacto político, pero  no se sabe de pasos dados en el sentido. Como si esperaran que la iniciativa partiera del oficialismo, fuera el PLD o el presidente Danilo Medina. Dicen  en los campos que el que tiene sed busca el agua, y la mata de coco, por el momento, es propiedad del partido morado. El mismo que tiene la sartén por el mango y en condiciones de guisar. Tampoco se tiene mediación a la vista, y monseñor Agripino Núñez anda muy afanado con el Pacto Eléctrico, y como que no tiene tiempo para más nada...
Por Orlando Gil ;-
orlandogil@claro.net.do/@orlandogildice