jueves, 7 de julio de 2016

Otra vez: ¡el rolo del PLD!

No hubo equilibrio en el Comité Político del PLD sobre el control del Congreso. En el caso de Reinaldo Pared existía el compromiso de apoyarlo unitariamente para presidir el Senado, pero el concepto de equidad le habría concedido a Leonel el control de la Cámara de Diputados.
Las cosas cambiaron radicalmente a partir de la mayoría que tiene el Presidente Danilo Medina consolidada en las elecciones del 15 de mayo y a propósito de la agenda que aguarda al Congreso con las iniciativas pendientes de aprobación: la ley de Partidos Políticos, una nueva ley electoral, el pacto fiscal, la reforma tributaria...
A eso habría que agregar la elección de una nueva Junta Central Electoral y la recomposición gradual de las altas cortes: la Suprema, el Tribunal Constitucional, el Tribunal Superior Electoral y la Cámara de Cuentas, un proceso que deberá extenderse por los menos hasta el 2018, los próximos dos años.
Para acometer esos cambios se necesita en la presidencia del Senado a una figura con la experiencia de Pared, que además es secretario general del PLD y que tiene capacidad para conciliar intereses y agenciarse apoyos que probablemente exijan lobismo extrapartidario a partir del 16 de agosto.
La reunión del Comité Político --con asistencia casi total: 33 de 34 miembros y con una mayoría abrumadora del Presidente Medina--, consideró que una agenda tan complicada necesitaba ser administrada por el secretario general del partido... Y en eso le sobra razón.
¿... Y la Cámara qué?
La Cámara de Diputados es otra cosa porque la Cámara de Diputados no elige a los miembros de la Junta ni de la Cámara de Cuentas, aunque en la composición del Consejo de la Magistratura tiene dos votos, uno de ellos el de su titular y el otro corresponde a la primera mayoría de un partido distinto.
Con la diputada Yomaira Medina, sin embargo, se hizo justicia porque no sólo lleva diez años en la vicepresidencia de la Cámara sino que tiene el apoyo de la mayoría de sus compañeros de partido no necesariamente por su condición de hermana del Presidente, algo que no la invalida ni cuestiona sus condiciones para ocupar el cargo.
El único problema, en ambos casos, es que una vez más se rompe el equilibrio entre las fuerzas convergentes en el PLD, y eso agudizará los problemas internos del partido gobernante por más que se quieran cubrir las apariencias.
El oficialismo tiene la suerte de que Leonel es hombre cauto y con inteligencia suficiente para saber que en este momento no le conviene una confrontación con Danilo y menos aún con el poder que él representa... aunque tenga que apurar un trago amargo de su propia medicina.
... La política: una rueda
Leonel no tiene otra alternativa que aceptar tranquilo la decisión del Comité Político. Confrontarla abiertamente sería un error contraindicado en los manuales más elementales de la política que se ejerce en nuestro medio porque en esta coyuntura Danilo no sólo está en mayoría sino que ambos saben cómo aplicar el peso del poder. Lo más inteligente para Leonel en este momento es aguantar el golpe otra vez y esperar que los acontecimientos se desarrollen a su favor los próximos dos años y que la popularidad de Danilo comience a erosionarse. ... ¡Si es que en realidad no hay reelección en el veinte!
Por César Medina ;-
lobarnechea1@hotmail.com