lunes, 4 de julio de 2016

Matar sin piedad: la polémica propuesta del presidente filipino contra los drogadictos

Rodrigo Duterte llamó a los ciudadanos a matar a traficantes de drogas y a drogadictos como parte de su plan de endurecer la lucha contra el narcotráfico. 
El recién elegido presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, reiteró durante un discurso en un barrio pobre de Manila que, en el marco de la dura lucha contra la delincuencia y la adicción a las drogas que tiene previsto llevar a cabo, afirmó ante la multitud: "Si alguno de vosotros conoce a un drogadicto matadlo, ya que sería demasiado doloroso pedir que lo hicieran sus propios padres", informa el diario 'The Independent'.

En su discurso frente a la multitud, que fue transmitido por televisión, el presidente dijo riendo que por un capo de la droga pagaría "5 millones de pesos [filipinos, unos 107.000 dólares] si está muerto, y si está vivo, 4.999.000 pesos", según información del sitio 24 Horas.
Las declaraciones polémicas y populistas de Rody, tal como lo apodan sus partidarios, han llamado la atención de los medios y de los ciudadanos en más de una ocasión. Anteriormente el mandatario ya prometió que conseguiría la prohibición total del alcohol, fumar en el interior de los locales públicos y la introducción de un toque de queda a escala nacional para los niños.
Mientras duró su campaña electoral Rodrigo Duterte dijo que ampliaría las competencias del Ejército y la Policía en la lucha contra el tráfico de estupefacientes. Pero esta es la primera vez que llama a los ciudadanos de a pie a unirse a la lucha contra las drogas.