viernes, 15 de julio de 2016

¡Injusticia contra Leonel!

Los políticos están siempre en el candelero. ¡Ay de ellos! cuando nadie los menciona ni para bien ni para mal porque es entonces cuando se convierten en cadáveres insepultos en fauna como esta, impiadosa con su propia especie si la asume desvalida y en absoluta indefensión.
Leonel Fernández es víctima hoy de los ataques más fieros y desconsiderados, incluso dentro de su propio partido y más aún de parte de una oposición rapaz que se ha mostrado incapaz de presentarle competencia inteligente en el plano político. Y de la prensa apandillada, ni se diga: ha hecho pipián con él.
Por supuesto que no me refiero a periodistas conceptuosos que aún en términos ríspidos --como Miguel Guerrero, por ejemplo--, han formulado aprensiones de fondo sobre la posibilidad de un eventual retorno de Leonel al poder. Podría uno hasta compartir esas preocupaciones sin subestimar jamás las condiciones excepcionales y el extraordinario liderazgo del presidente del PLD.
Pero es sencillamente inadmisible que se pretenda comparar a Leonel con los presidentes ambiciosos e insaciables que registra la historia política dominicana. Esa es una consideración injusta si se toma en cuenta que Leonel jamás ha intentado permanecer en el poder vulnerando principios democráticos ni morales...
...Al contrario, cuando ha salido de la Presidencia --en el año 2000 y en el 2012, después de tres períodos de gobiernos absolutamente democráticos y respetuosos--, Leonel ha descendido las escalinatas del Palacio Nacional con mucha dignidad, con la frente en alto y sin mácula que degrade su imagen...
...Y ha entregado el poder a sus sucesores después de elecciones libres, competitivas, democráticas. ¿O no ha sido así?
¿Errores? ... ¡Claro!
Leonel cometió errores como Presidente y los ha cometido también como líder político. ¿Quién no? Pero sus pecados han sido veniales; los pecados capitales les han correspondido a otros presidentes y a otros gobiernos con los que esa misma prensa apandillada se ha reencontrado y hasta colaborado.
Aunque no necesita conmiseración de esos grupos para mantenerse vigente en el ejercicio político, para él debe ser dolorosa la experiencia de sentirse aporreado sobre la base de calumnias que no puede responder para no reducirse a la miseria humana de quienes pretenden descalificarlo.
Porque si es verdad que en todas partes los líderes son objetivos de la prensa a veces de forma cruel, en las sociedades organizadas la difamación y la injuria tienen un alto costo para los medios cuando no pueden probar insinuaciones maliciosas... Una cosa es la crítica de la que son susceptibles todas las figuras públicas, y otra distinta es atentar contra la honra ajena, de lo que está siendo víctima Leonel.
... Un Presidente ejemplar
Leonel fue 12 años Presidente de la República, y sus tres períodos de gobierno fueron ejemplares en todos los sentidos: a nadie persiguió políticamente, a nadie mató, contra nadie cometió un exceso de poder, una injusticia, un abuso...
Desde su primer período entre 1996 y 2000, Leonel fue un Presidente progresista: cambió los viejos esquemas de la administración pública, modificó la estructura vial de la capital con puentes, túneles, elevados; la economía acumuló un crecimiento sobre el 7.0 por ciento y la proyección internacional se hizo patente.
Sus otros dos períodos consolidaron la imagen de un jefe de Estado de condiciones excepcionales... Y sus errores fueron eso: errores.
¿...Por qué ahora querer patearlo?
Por César Medina ;-
lobarnechea1@hotmail.com