viernes, 22 de julio de 2016

¡He aquí un plan macabro!

La entrega de los certificados de elección al Presidente y Vicepresidenta elegidos en los comicios del 15 de mayo --Danilo Medina y Margarita Cedeño--, cierra el proceso electoral pasado y abre un nuevo ciclo en la democracia dominicana con un aprendizaje básico: la pataleta de un muchacho malcriado pudiera terminar en una tragedia nacional...
... Porque fueron las elecciones más transparentes de los 20 procesos electorales celebrados en el país en los últimos 54 años --15 presidenciales y 5 congresuales y municipales--, pero además ningunos comicios de su naturaleza se habían decidido con diferencia tan grande entre el ganador y el perdedor: 62 a 35.
Nunca jamás se anticiparon los resultados de unas elecciones con tales niveles de precisión, y repito que si alguna sorpresa hubo fue que la votación de la alianza perdedora excedió cinco puntos las proyecciones de las encuestadoras serias que auscultaron por meses el mercado electoral.
Aún así los perdedores gritaron fraude con el propósito de justificar una derrota que todo el mundo conocía porque el propósito era deslucir el proceso para justificar la salida a empujones de la actual Junta Central Electoral, en especial de su presidente Roberto Rosario...
... Con un propósito muy bien calculado que nada tiene que ver con las elecciones celebradas el 15 de mayo, pero sí con las que habrán de celebrarse el tercer domingo de mayo de 2020 Y para llevar a cabo ese plan hay que asaltar desde ahora la Junta Central Electoral.
... El plan en proceso
La Junta tal vez es lo menos importante en la primera parte del plan, pero sin la Junta no podrían echarle manos al Registro Civil, su objetivo inmediato. De esa forma piensan esos grupos administrar la identidad nacional, documentar a veintenas de miles de haitianos residentes aquí y finalmente llevarlos a las urnas.
Es así como planean establecer “una nueva mayoría” que derrote al peledeismo en las próximas elecciones nacionales, y si para eso tienen que movilizar cielo y tierra, lo harán sin ningún reparo en el daño que se le hace a la democracia, al sistema de partidos y --peor aún--, a la identidad nacional.
Sólo denunciando las elecciones pasadas como fraudulentas podía esa oposición díscola justificar las presiones que ejerce para hacer saltar del cargo a Rosario a pesar de que ha sido el más competente presidente que ha tenido el órgano electoral después del licenciado Ángel María Liz.
Lo peor es que a esas presiones se han sumado sectores que tradicionalmente han asumido posiciones ecuánimes y justas para evitar confrontaciones políticas que amenacen el sistema ...Parte de la cúpula empresarial, por ejemplo.
¿Y el PLD? ¡Bien gracias!
El Partido de la Liberación Dominicana está cayendo en la trampa. Soberbio por tantos triunfos seguidos, no se percata del gran daño que se pretende hacer y camina al patíbulo por voluntad propia creyéndose invulnerable a la maldad.
La trampa consiste en hacer creer que ciertamente el problema está en la Junta y que por vía de consecuencia hay que sacar de allí cuanto antes a Roberto Rosario. Eso es fácil de apreciarlo en la actitud que asume el PRM en el diálogo con Agripino para aprobar las nuevas leyes electorales y de partidos.
Por eso insisten en que primero saquen a Roberto... Que deberá irse, pero en el momento adecuado, cuando el Senado conforme la nueva Junta.
Por César Medina ;-
lobarnechea1@hotmail.com