jueves, 21 de julio de 2016

Dorín: ¡la teoría traviesa!

No recuerdo haber visto, leído o escuchado tantas contradicciones juntas sobre una derrota electoral, ni siquiera al propio Dorín Cabrera en las elecciones accidentadas de 1994 cuando Balaguer le ganó a Peña Gómez por un margen mínimo de votos.
Por un lado compara la victoria holgada de Danilo frente a Abinader con el ciclón de San Zenón de 1930 y hace un ejercicio macarrónico sobre el retorcimiento estadístico del escrutinio, y casi de inmediato admite que la campaña opositora “estuvo plagada de enormes desaciertos y desvaríos, y grandes errores en todos los niveles y en todo el país”.
Dorín dice que conoce “todos y cada uno de los pormenores de la campaña de Luis Abinader y del PRM”, y en consecuencia le recomienda “abocarse a la realización de un ejercicio autocrítico sincero y profundo sobre las causas que facilitaron la derrota”... ¿No dijo ya que fue el producto del ciclón batatero de Danilo?
Mientras denuncia que “a nivel nacional ningún candidato del PRM hizo campaña por Luis Abinader”, considera que no hay explicación para que su candidato perdiera en demarcaciones donde ese partido ganó las alcaldías, como los municipios La Vega, Haina, Nagua, Villa Altagracia y San Francisco de Macorís.
Lo atribuye a que “todos los candidatos --del PRM--, hicieron la campaña que tenían en la cabeza sin atender las recomendaciones que 33 días antes les habíamos entregado con su correspondiente plan de infantería electoral”...
...Hay que suponer que ese plan “de infantería electoral” llegó acompañado de la correspondiente factura porque Dorín --como ningún mercadólogo político--, trabaja gratis, y menos a candidatos de la oposición.
... Volvamos al “ciclón”
Dorín llama la atención sobre la constante del escrutinio electoral que no varía de forma significativa desde el primero hasta el último boletín y todos dan el mismo resultado: 62% Danilo, 35% Abinader. Le provoca que esos números coincidan con las “encuestas independientes”. Las comillas son suyas, de Dorín.
Sobre eso se pregunta: ¿Cómo explicar que en el nivel presidencial todas las llamadas ‘encuestas independientes’ dieran los mismos resultados que los boletines de la Junta Central Electoral? Su puntilla se concentra en Gallup y en Rafael Acevedo cuando afirma:
“(...) Con apenas un mes de diferencia, Gallup realizó dos encuestas, febrero y marzo 2016, cuyos resultados desnudaron su verdadera identidad: para los empresarios los resultados reales, para el gobierno, los resultados programados”.
Lo que Dorín oculta...
Aunque sólo cita a Gallup por su nombre, Dorín Cabrera se refiere a las demás encuestadoras internacionales que acertaron en sus investigaciones del mercado electoral dominicano para señalar de forma implícita que actuaron en contubernio con la Junta para hacer coincidir el cómputo electoral.
Sin citarla por su nombre, Dorín le da crédito a los resultados de su firma encuestadora --Alfonso, Cabrera y Asociados, que trabajó para el candidato del PRM--, que en el mes de febrero daba 51% a Danilo y 40% a Abinader...
...Pero no dice que de todas las firmas encuestadoras que trabajaron el mercado electoral en las pasadas elecciones, sus encuestas fueron las más alejadas del resultado final y que le vendieron a Abinader la fantasía de que habría una segunda vuelta.
Precisamente por negarse a decir semejantes mentiras fue que Abinader rompió con el Centro Económico del Cibao y con su tradicional asesor de imagen, Leonardo Aguilera.
Por César Medina ;-
lobarnechea1@hotmail.com