miércoles, 1 de junio de 2016

En La Cacata, estudiantes, docentes y padres están “locos con su nueva escuela”

Tamboril, Santiago;- “Esta es una escuela nueva, amplia y hermosa y ahora podemos ofrecer una educación de calidad”.
La expresión brota espontáneamente de los labios de la joven docente

Fotos

Yasmin Rubiera al contemplar la nueva escuela Antonio Céspedes Rojas del barrio La Cacata de Tamboril, Santiago, la que será entregada a la comunidad esta tarde por el presidente Danilo Medina.
Una maravilla de escuela
La majestuosidad del centro ha sorprendido a más de uno. Cuando comenzaron los trabajos, Danilo Antonio Martínez, presidente de la Asociación de Padres y Amigos de la escuela, pensó que se trataba de algo más sencillo.
“Nos han entregado una maravilla de escuela, es una bendición de Dios”, exclamó satisfecho por la terminación del plantel.
Yisel Altagracia Báez, una madre con dos hijos en la escuela, dijo que nunca pensó en una escuela tan hermosa y con tanda extendida. ”Estoy loca con esta obra, gracias presidente Danilo Medina”.
No más sustos ni dolores de cabeza
Tanto para ella como para Cruz María Santana, directora de la escuela; Ramón Capellán y residentes de barrios aledaños a La Cacata como Boca Licey, Maizal, Barrio Alegre, Vista del Valle, Teleférico, Entrada de Los Cáceres, entre otros, la mayor alegría es que ya no pasarán más sustos cuando llueva mucho.
Las lluvias inundaban la vieja escuela, distante a medio kilómetro del barrio, a causa de la crecida del río Licey, del arroyo Maizal y de varias cañadas aledañas, lo que se convertía en un dolor de cabeza para profesores y padres de los estudiantes.
“Siempre vivíamos con el susto de que cuando llovía el río se podía llevar la escuela porque Licey es un río rabioso y eso ahí se convierte en un brazo de mar cuando llueve mucho”. Así describió Danilo Antonio Martínez el lugar donde está el viejo centro educativo.
Alimentación garantizada
En la nueva escuela Antonio Céspedes Rojas, de La Cacata, podrán estudiar cómodamente los 328 hijos de las familias que habitan los barrios mencionados, pero además, ahora sin la preocupación que tenían por la alimentación de los niños porque la tendrán en el centro educativo con Jornada Escolar Extendida, donde recibirán desayuno, almuerzo y merienda.