jueves, 5 de mayo de 2016

…Los 15 minutos de fama

Con su vuelo rasante una y otra vez sobre el Palacio Nacional el pasado martes, el general retirado Rafael Percival recibió ya sus 15 minutos de fama “a la que tienen derecho adquirido todos los ciudadanos del mundo”. Ojalá aproveche su suerte y no repita su osadía porque a partir de ahora “lo estarán velando”.
El desaprensivo piloto puso en evidencia la vulnerabilidad de la sede presidencial no sólo por su hostilidad demencial sino con su lamento posterior de no haber lanzado sobre el Palacio Nacional algo más que afiches “porque no cabía” en su pequeño avión, dejando implícito que se refería a una carga explosiva.
Hay que estar muy mal del juicio para decir semejante barbaridad --que no sólo para hacer lo que hizo--, sobre todo por tratarse de un general retirado de la Fuerza Aérea, de un piloto con destreza en armamentos de demolición, de un hombre que ha desafiado todos los poderes y la disciplina militar primaria...
...Por esos arranques de soberbia Percival hizo carrera accidentada en la milicia, fue retirado y reenganchado más de una vez, pasó por cortes marciales y fue sancionado con encierros cuartelarios aún siendo oficial superior y perteneciendo a una casta privilegiada en las Fuerzas Armadas como fue siempre la aviación.
Aunque reniega del PLD y de sus gobiernos, Percival olvida que fue el presidente Leonel Fernández que lo reintegró a las Fuerzas Armadas de donde había sido expulsado por el presidente Balaguer con el rango de teniente coronel. Leonel no sólo lo reintegró sino que mediante el decreto 82/08, del 27 de febrero de 2008, lo ascendió a General.
¡...Y qué artillería!
Un colaborador frecuente, Jimmy García Saviñón, me escribe para enmendarme la plana por lo que dije ayer en el sentido de que Percival pudo haber provocado una tragedia con su acción desaprensiva porque los aviones Súper Tucanos pudieron haberlo perseguido y derribado.
Coloco aquí su carta, pero quien debe corregirlo a él soy yo... Algo que, obviamente, haré inmediatamente después:
“Coincido contigo en que lo de Percival fue una acción temeraria, pero debo corregirte porque los Tucanos no están armados y que para armarlos se lleva un buen tiempo que hubiera bastado para que la avioneta se hubiera retirado...
“Esos aviones se utilizan desarmados, no sé por qué, pero así es... Incluso, en el caso de avionetas del narcotráfico que violan nuestro espacio aéreo, no hay nada que hacer excepto observarlas y tratar de que varíen su vuelo”...
...Pero eso no es así
No es correcta la afirmación de Jimmy... Inmediatamente recibí su cartita --y como no conozco de esas cosas--, me puse en comunicación con un amigo que es oficial de operaciones de la Fuerza Aérea... Me dijo lo siguiente:
Los Tucanos no sólo están artillados sino “súper artillados”: en cada uno de sus costados tienen una ametralladora .50 milímetros con sendas correas de 500 proyectiles; en la cara frontal inferior portan un lanza-misiles con provisión de cuatro cohetes con seguimiento por calor, y la parte baja de la cola está dotada de plataforma con capacidad para lanzar bombas de 50 y 100 libras.
Otras características del armamento de estos aparatos --que tiene otras muchas, me dijo ese oficial--, pertenecen “a la más rigurosa confidencialidad” de las Fuerzas Armadas...
...Debe ser para que no se entere gente como Percival.
Por César Medina ;-
lobarnechea1@hotmail.com