jueves, 12 de mayo de 2016

¡”El vivo vive del bobo”!

Hay un dato resaltante en todas las encuestas de posicionamiento electoral magnificado por Greenberg para Diario Libre: el 68 por ciento de la población dice que su vida ha mejorado en los últimos cuatro años mientras sólo el 28 por ciento percibe lo contrario.
Esa percepción potencia el voto peledeísta y explica por qué la valoración de Danilo Medina aparece con más del 60 por ciento de la intención del voto en las elecciones de este domingo, abriendo el techo a la posibilidad de que la reelección obtenga un sufragio sin precedentes en nuestra historia electoral.
Sólo Juan Bosch, en las elecciones de 1962 --hace casi 54 años, siendo candidato del PRD--, alcanzó cifra aproximada al 60 por ciento al obtener el 59.4. Le siguió Leonel Fernández, en 2004, con 57.8... Nadie como ellos dos han logrado tan alta votación en unas elecciones.
La encuesta de Greenberg revela otro dato curioso: el voto opositor se concentra en Luis Abinader y el PRM con un 37 por ciento, y sólo Guillermo Moreno, de Alianza-País, marca el uno por ciento y los otros seis candidatos juntos no llegan a esa cifra.
La única sorpresa ha sido la alta votación que le asigna Greenberg a Abinader; las demás firmas encuestadoras de prestigio internacional lo han situado muy por debajo de esa cifra, y las más generosas con su causa --todas de naturaleza local--, apenas lo aproximan al 30 por ciento.
Cómo ha cambiado
En las elecciones de 2012, siendo Leonel Fernández Presidente, la opinión de la gente estaba dividida sobre un renglón tan importante para inclinar el voto como es la forma de ver su situación personal. Para entonces sólo el 47 por ciento de los votantes consideraba que estaba mejor que cuatro años atrás y el 45 por ciento dijo estar peor.
Esas elecciones las ganó Danilo Medina a Hipólito Mejía por cuatro puntos porcentuales -51 a 47-, una diferencia casi similar a la percepción del estado de bienestar del sufragante. Si se partiera de esa experiencia, habría que convenir en que la votación de Danilo superará por mucho el 60 por ciento.
Parecería una exageración la diferencia tan abultada con el candidato que le sigue --de casi un 40 por ciento--, pero hay que valorar algunas encuestas que le han dado a Danilo hasta el 65 por ciento de intención del voto, sin contar un factor determinante en la hora cero o en el día D: ¡la movilidad del voto!
Existe, además, un factor psicológico que motiva el llamado “voto útil” que se expresa generalmente a favor de quien la gente cree que va a ganar seguro.
... El llamado “Día D”
Hay un viejo dicho popular: “El vivo vive del bobo y el bobo de su trabajo”.
El día de las elecciones los partidos se empeñan en movilizar a su gente hacia los colegios electorales, y el efectivo circula a borbotones... “Se carga en cerones”, se dice en los campos del Cibao.
Los partidos aplican logísticas para acarrear el voto tomando en cuenta que en los barrios y en los pueblos todo el mundo se conoce. Pero el que más puede, carga más gente... ¿Y quién es el que más puede?
La maquinaria electoral peledeísta destaca por su eficiencia demostrada en las últimas cinco elecciones. Esta vez no será distinto...
Por César Medina ;-
lobarnechea1@hotmail.com