sábado, 7 de mayo de 2016

El “triste final” del PRSC

No podía ser otro, tenía que ser Quique Antún el sepulturero del Partido Reformista de Joaquín Balaguer La última tachuela --nunca antes mejor dicho--, en la tapa del ataúd de una formación cargada de éxitos emblemáticos en la historia electoral dominicana.
No falta mucho para el sepelio infamante de un partido que merecía mejor suerte para terminar sus días con dignidad eternizando la memoria de su creador y líder. Lo previsible es que apenas concluya este proceso electoral, en sólo 09 días, el reformismo dará su último hálito.
Aunque algunos de sus actuales dirigentes, encabezados por Quique Antún, pasarán a mejor vida, literalmente hablando. O, por lo menos, eso creen ellos. Porque a partir de entonces quedarán muchas cosas por explicar a una militancia reducida pero que aguarda aclaraciones.
Como el destino, por ejemplo, de más de mil millones de pesos que le ha entregado el Estado a ese partido a través de la Junta en los últimos dos años que lleva Antún en su presidencia.
Y ni siquiera pensar --que será otro cantar--, cuando lleguen los reclamos para que se explique el dispendio alegre y la corrupción comprobada por la fiscalización pública en algunos organismos de reciente administración reformista.
Los primeros en exigir aclaraciones serán los escasos remanentes de la parte sana de ese partido que siguen fieles a sus símbolos --como el diputado Ito Bisonó, marginados por Quique y su grupo--, que hasta el último instante trataron de evitar que se negociaran “alianzas infames”.
...Desastre electoral
Esa parte sana del reformismo conoce muy bien el desastre que se avecina y se alista para atenuar el golpe con un mínimo de dignidad. Su única esperanza es que en dos o tres jurisdicciones el PRSC gane escaños legislativos y municipales, pero sus expectativas son discretas.
La última encuesta que hicieron como mecanismo de control interno dio un pírrico porcentaje nacional de 1.7, aunque luego para alentarlos el candidato que apoyan, Luis Abinader, les dijo --pero “de boca”, sin mostrar números--, que en sus encuestas el PRSC marcaba un siete por ciento.
La verdad es que existe un profundo desaliento por el desempeño tan discreto del Partido Reformista y de su mínima inversión económica en la campaña a pesar de los cuantiosos recursos que recibió de la JCE por los fondos de financiamiento de partidos políticos.
Esos recursos fueron distribuidos a discreción por Antún y sólo los candidatos que le son incondicionales recibieron algunas partidas. A Ito Bisonó, que además de presidente en funciones es candidato a diputado, le entregó sólo 500 mil pesos en toda la campaña.
Estallará la bomba...
La bomba en el Partido Reformista estallará algunos días después de las elecciones del 15 de mayoÖ ¡Y Quique lo sabe!
Por eso intentó modificar los estatutos para prolongar su presidencia partidaria hasta 2020 mediante artilugios legales que fueron desestimados por la máxima instancia de dirección hace apenas unas cuantas semanas. Hace dos años fue elegido para un período de cuatro, o sea que le faltan dos.
Pero la mayoría reformista se ha propuesto destituirlo en un congreso que se convocará para principios de julio.
Será, obviamente, el Réquiem para una organización que viene dando tumbos desde la muerte de su líder y que nunca antes, en sus 53 años de existencia, había sido tan mal dirigida...
Por César Medina ;-
lobarnechea1@Hotmail.com