martes, 10 de mayo de 2016

¡Cuidado con el voto nulo!

Más de la mitad de quienes van a votar este domingo lo harán por primera vez de forma simultánea en los tres tramos de elección, y si se toma en cuenta que esto no ocurre desde las elecciones de 1994 --hace 22 años--, hay que prever un elevado porcentaje de votos nulos.
Quienes sufragaron por primera vez en aquellas traumáticas elecciones que provocaron una severa crisis política --suponiendo que tenían entre 18 y 22 años de edad--, tienen hoy más de cuarenta y probablemente ni siquiera recuerden el procedimiento de votación.
En estas elecciones del próximo domingo habrá, sin ninguna duda, muchísimos votos nulos y observados en las boletas B y C, que no necesariamente en la boleta A donde parece que todo está definido.
Esos votos nulos podrían provocar conflictos de legitimidad en los dos tramos secundarios de elección, pero sobre todo en el nivel municipal donde se deberá elegir a la gran mayoría de las posiciones en juego: alcaldes, regidores, directores de distritos municipales.
Por eso hay que insistir en la necesidad de que en los cinco días que faltan para los comicios del domingo la Junta actúe con mayor presteza en la educación sobre la forma correcta de ejercer el sufragio, a través de brigadas que vayan a los barrios, a los pueblos del interior y a las zonas rurales.
Es ahí donde está el mayor riesgo de fallas en el sistema de votación y donde pueden producirse eventuales cuestionamientos tomando en cuenta que en los municipios y en los distritos municipales algunas posiciones pudieran definirse hasta por menos de cien votos.
...Empezó muy tarde
¿Qué pasaría en una demarcación donde la diferencia para ganar la alcaldía sea de ochenta votos y haya 300 ó 400 nulos u observados? La Junta debe evitar las terribles consecuencias que provocaría esa eventualidad.
La campaña de orientación del voto empezó tarde, y aunque es verdad que a la JCE se le acumularon muchas decisiones de última hora, la educación sobre la forma de sufragar debió ser prioridad por encima de satisfacer las necedades de algunos partidos y candidatos.
Hasta para personas instruidas sobre la forma de votar puede resultar confuso recibir tres boletas y entrar a la caseta a marcarlas. Escoger al candidato presidencial de su preferencia probablemente resulte fácil, pero la confusión puede llegar en las dos boletas restantes.
El voto preferencial provocará confusión en la boleta B porque si se marcan dos candidatos de alianzas opuestas, el voto queda anulado automáticamente así sea que haya marcado correctamente en la casilla del senador...
...Pero la situación más grave podría llegar en la boleta C, la municipal. Ahí sí que puede haber serios problemas.
Alcaldes y regidores...
Estas elecciones batirán récord en la escogencia de funcionarios del nivel municipal: 316 alcaldes y vicealcaldes; 2,318 regidores y suplentes de regidores y una caterva de directores de distritos municipales y hasta alcaldes pedáneos...
Si a todo eso se suma una boleta con cuchumil caritas, colores y siglas partidarias, lo que le espera a la Junta --por muy electrónico y automatizado que sea el conteo--, es una verdadera calamidad.
El resultado pudiera ser una gran cantidad de votos nulos. Por eso es necesario enseñar a votar. ¡Hay tiempo...!
Por César Medina ;-
lobarnechea1@hotmail.com