lunes, 18 de abril de 2016

La excusa para denunciar

COMO ANTES.- Si yo fuera la Junta Central Electoral siguiera contando con las manos y me olvidara por el momento de la digitación, pues entre lo que se ve y lo que no se ve, no hay dudas de que el nuevo procedimiento será la excusa para denunciar las elecciones del 15 de mayo. Es verdad que los partidos aprobaron la modalidad y la inversión, y que se gastó ese dinero con el consentimiento de todos. Algo así como un consenso. Igual es verdad que los aparatos funcionaron, que contaron bien, y que las fallas detectadas u observadas o señaladas fueron más logísticas que técnicas. ¿Qué decir de la falta de una extensión eléctrica que puede comprarse en cualquier ferretería o que un interesado podría facilitar?
No tiene sentido ni razón alarmarse por “tan poquita cosa”. No obstante, lo principal es lo principal, y lo principal es que se vuelve a la antigua consigna de que da lo mismo en el frente que en la espalda. La JCE es víctima de un fatalismo que no es propio, sino del temperamento de los políticos dominicanos. Que cuando no pueden consigo mismos, atribuyen las culpas de sus desacuerdos o necedades al organismo de elecciones. Que pierda la JCE, nunca ellos. El perder, lo que se llama perder, nunca se registra como punto de agenda...
SITUACIONES VIEJAS.- No tengo la menor duda de que contar con las manos va a provocar las situaciones que ya se conocen, y que se intentan corregir en la ocasión. Lo del palito, lo del descuadre de actas, etc., etc. La violencia podría hacerse sentir, pues no es verdad que el candidato que no se dejó burlar internamente, e hizo lo imposible por preservar su ganancia de causa, ahora va a resignarse y dejar que la malicia de segundos o terceros aborte su triunfo. Lo que viene se ve venir, y todo desgraciado y de lamentar. Sea con el conteo manual o digital. Participación Ciudadana quiere que la dejen contar a manos, y sea que lo haga o no, va a denunciar las elecciones, pues como notario oficioso, su fe pública es la única garantía de credibilidad del proceso. Y como si hiciera falta que pariera la abuela, Guillermo Moreno y Alianza País quieren que el conteo se haga de las dos maneras: manual y digital, pues al parecer comparte la idea de que lo que abunda no daña...
CAUSA AJENA.- La no acreditación de Usaid como observadora en las elecciones de mayo 15, no se queda ahí, ni así. No es verdad que el gobierno norteamericano iba a  nadar tanto para permitir que lo ahoguen  en la orilla. Tanto afán debía responder a un designio superior, y ese designio superior debe mantenerse, y de seguro buscará otras vías para realizarse. No debe olvidarse que lo que hoy se llama Usaid, es lo que antes se conoció como AID, y como AID fue brazo ejecutor de las políticas de contrainsurgencia que Estados Unidos aplicó durante la Guerra Fría. Esto es, que de desestabilizar sabe, y demás. De Participación Ciudadana se dicen tantas cosas, que ya uno no sabe si esto o lo otro. Aunque por lo evidente nadie duda de sus coincidencias con la agenda del poder extranjero. Así, lo que Usaid no pudo conseguir por sus medios, PC buscará formas de proveerle. La contaminación del proceso, por ejemplo. Lo cual no será tan difícil con la colaboración de miembros que no hacen el equipo y que a nombre de una supuesta transparencia contribuyen con la causa ajena...
¿CONSPIRACIÓN?.- El tres a dos en el pleno de la Junta Central Electoral, aunque siempre gane, se torna frágil cuando de por medio hay conspiración. Una conspiración parda, que todavía no tiene destinatario cierto. Que bien puede ser contra una cosa, pero igual contra otra. O la Junta Central Electoral, o su susceptible presidente Roberto Rosario, o el PLD, o el gobierno, o las elecciones mismas. Lamentablemente solo se tienen indicios, no detalles, pero de seguro que todos los agentes seguirán en sus trece, y más temprano que tarde, el iceberg, además de la cabeza, dejará ver el tempano que se oculta bajo el agua. De ahí que la digitación, el no contar a manos, será una excusa para atacar o condicionar el trabajo de la Junta y no permitir que se maneje con criterio propio, sino ajeno. Ojo al Cristo, que ya no es de plata, pero que tiene mucha presencia en los altares. Cuando el embajador norteamericano quiso que se extendiera el plazo de la cédula, y se le dijo que solo si lo pedía un partido, aparecieron dos para cumplir el encargo. A falta de virtud doméstica, cualquier cosa se hace posible...
Por Orlando Gil ;-
orlandogil@claro.net.do | @orlandogildice