sábado, 19 de marzo de 2016

Yarull: regidores de antes

El ingeniero Pablo Yarull --que fuera una vez municipalista y se retiró porque prefirió la felicidad familiar a los tormentos de la política--, rememora los tiempos en que un regidor rendía labor honorífica y los partidos lo elegían a partir de su seriedad y prestigio.
En una carta que me envió ayer, Yarull manifiesta preocupación por la degradación que desde hace varios años observa en las salas capitulares de los ayuntamientos, y como ejemplo comparativo anexó las listas de las personalidades que conformaron las cámaras legislativas y municipales en el período 1982-86.
He aquí su carta: “(…) Le quiero manifestar que comparto su preocupación sobre la degradación en la escogencia de los candidatos a regidores en todo el país.
Años después de que los regidores se fijaron sueldos, son muchos los que aspiran sin tener condiciones para ello.
“En el período 1982-86 --para sólo citar un ejemplo--, se produjo un acontecimiento electoral que creo no volverá a verse: el doctor José Francisco Peña Gómez fue el síndico y el doctor Emilio Rodríguez Demorizi presidente de la sala capitular.
Los regidores percibíamos 200 pesos por sesión y 300 pesos los miembros de comisiones como único ingreso.
“Sugiero que todos los candidatos a senador, diputado, alcalde y regidor sean depurados y que se les exijan requisitos académicos, morales y transparencia familiar que los haga merecedores de optar por una posición electiva”.
… Observen la lista
El Senado de la República era presidido por el licenciado Jacobo Majluta y la Cámara de Diputados por Hugo Tolentino Dipp. La sala capital del Ayuntamiento del Distrito Nacional la encabezaba Emilio Rodríguez Demorizi y Peña era el síndico.
En la lista de regidores del Ayuntamiento figuraban el propio Yarull, José Antonio Najri, Ana Teresa Balaguer Ricardo, Sergio Martínez Howley, Aníbal de Peña, Andrés Blanco Fernández, Tirso Mejía Ricart, Leonardo Porcella, Luis Campillo Porro, Luis José Chávez, Rafael Espinal, Roberto Castillo Tió, Fernando Escobar, Betzaida Santana… … José Marranzini Turull, Félix Alburquerque, Sonia Rivera Suazo, Mario Méndez, Felipa Gómez, Memé Cáceres Troncoso, Joaquín Gerónimo, Ramón Bona Rivera, Maritza López, Franklin Báez Brugal, Miguel Pineda López, Ercilio Veloz Burgos, Rodolfo Rincón Martínez, entre otras personalidades destacadas.
Ninguna de esas personas fue al Ayuntamiento a procurarse ventajas de ninguna naturaleza y por el contrario los aportes a la municipalidad de la mayoría de ellas han sido registrados en las memorias anuales de una época en que el servicio municipal se premiaba con el reconocimiento de la sociedad.
Ahora también, pero…
Claro que en los últimos períodos municipales también ha habido municipalistas destacados en algunos ayuntamientos, incluyendo el del Distrito Nacional. De entrada me atrevo a citar el caso de Consuelo Despradel, que ha hecho un gran trabajo en defensa de los munícipes… Creo que como ella hay muy pocos.
En el interior ha sido vergonzoso el papel de algunas salas capitulares.
Se registran casos en que los regidores hasta se han liado a tiros en medio de las sesiones, se abofetean, se vituperan, se descalifican.
Un edil de pueblo pequeño puede recibir hasta 200 mil pesos mensuales de ingresos fijos, aparte de todo lo que pica vendiendo influencias o haciendo negocios con los proventos, autorizaciones de construcciones urbanas, contratos para recoger basura… ¡… Y es esa la razón por la que hasta se hacen matar para ser regidores!
Por César Medina ;-
lobarnechea1@Hotmail.com