lunes, 21 de marzo de 2016

¡Político no, imprudente sí!

Que la señora Laura Guerrero Pelletier, procuradora contra la corrupción, diga que el allanamiento aparatoso a la Federación de Fútbol no tuvo motivación política, quizás sea absolutamente cierto. Lo que no puede negar nadie es que fue imprudente, inoportuno, innecesario… … Porque ocurrió precisamente cuando se anunciaba que el presidente de esa federación deportiva, Osiris Guzmán, había sido escogido sustituto del asesinado ex rector Mateo Aquino Febrillet como candidato a senador de San Cristóbal por el Partido Revolucionario Moderno.
Mayor sospecha todavía despierta lo que avanzó la señora Guerrero Pelletier: desde agosto del año pasado su departamento “venía recibiendo denuncias insistentes y con un nivel de información importante” sobre malos manejos de fondos en la Federación de Fútbol.
Si era esa la información que ella manejaba desde hacía siete meses, ¿por qué tuvo que esperar que la oposición escogiera a Osiris como candidato a senador para actuar de forma draconiana sin llamarlo siquiera a interrogatorio? Mucho más confusión provoca esto que dice la funcionaria: movió la acción pública en este caso por una llamada innominada --se supone que telefónica y de origen desconocido--, de la propia Federación.
La oposición tiene razón en su sospecha sobre el allanamiento a Fedofútbol, y nadie va a creer -- así sea cierto lo que ha dicho la señora Guerrero Pelletier--, que el Ministerio Público actuó al margen de la manipulación política. Por lo menos hubo torpeza e imprudencia.
… Procedía llamarlo
Osiris se encontraba en Europa en tareas deportivas cuando fue allanada la sede de Fedofútbol, y a sólo horas después de que el PRM anunció su candidatura a senador por la provincia de San Cristóbal, una posición que aspira desde los tiempos en que estaba en el PRD.
Su larga carrera en el mundo deportivo federado ha hecho de Osiris una figura conocida, de respeto y admiración fuera de las simpatías políticas o al margen de la brega partidaria.
Ha hecho un extraordinario trabajo para impulsar el fútbol y en parte a él se debe el auge de esa disciplina en el país.
Por tratarse de una persona conocida, nada perdía la señora Guerrero Pelletier con llamarlo aunque fuera para comunicarle que estaba en pie una investigación sobre denuncia de malos manejos de fondos públicos en la entidad que preside… Como también era prudente que se le pidiera la documentación que supuestamente se incautó en la requisa.
Distinto habría sido si Osiris se hubiera negado a cooperar con una investigación del Ministerio Público. Pero ese no fue el caso.
El atropello público…
Si innecesario fue el allanamiento, la aparatosidad con que se llevó a cabo fue mucho peor… Parecía que buscaban a Osama Bin Laden en su mejor época.
Se llevaron unos papeles y computadoras completas como si lo que se deseaba era hacer bulla y escandalizar, porque habría bastado incautar el disco duro del sistema central informático o de cada computador en particular.
Tres asistentes del procurador al mando de más de 30 agentes de la fuerza pública y cuatro alguaciles --como reseñaron los medios de comunicación--, era mucha gente para allanar un local deportivo en busca de unos papeles.
Además, ese procedimiento no es norma en la administración de Domínguez Brito.
A fin de cuentas quien se beneficia del escándalo es Osiris… Le hacen la campaña.
Por César Medina ;-
lobarnechea1@Hotmail.com