lunes, 28 de marzo de 2016

El “asesinato” de Claudio

Claudio Caamaño
Con la muerte de Claudio Caamaño tiene uno que preguntarse cuántos ciudadanos mueren todos los días por desatención clínica después de sufrir alguna complicación de salud y ser rechazados en la élite hospitalaria por carecer de arraigo económico o por “falta de camas”.
Si esto fue con Claudio --una figura prócer conocida por todo el mundo--, ¿qué ocurre todos los días con las personas que no pueden llevar a las clínicas mas que su gravedad y la necesidad de ser atendidas en ocasiones con la urgencia que demanda su propia vida?
La carta que me remitiera el doctor George F. Torres, un especialista en complicaciones pulmonares que ejerce con éxito en Estados Unidos, explica con realismo no sólo la inhumanidad que envolvió el caso de Claudio, sino la mala práctica médica que le provocó la muerte.
Torres es el director de Medicina Pulmonar y Cuidado Crítico del hospital universitario de Knoxville, en Tennessee, y desde el punto de vista clínico sabe muy bien cuál era el procedimiento que debió aplicar en el caso de Claudio inmediatamente después del accidente que le provocó la fractura de cuatro costillas con perforación de pulmón y hemorragia aguda.
Le parece increíble que un paciente en esas condiciones tuviera que esperar cinco horas para ser drenado con tubo torácico. Más extraño aún es que no fuera conducido de inmediato al quirófano para contener la hemorragia que lo estaba desangrando.
Este párrafo de su carta describe la mala práctica: “Me parece increíble que no se hayan implementado medidas antiembólicas inmediatamente luego de su admisión para prevenir trombosis venosa profunda y/o embolia pulmonar”.
... Lo otro fue peor
Fuera de la mala práctica, lo que ocurrió antes de la admisión de Claudio en el Centro Médico Uce, resulta vergonzoso por inhumano ante los ojos de un médico como el doctor Torres que enseña con el ejercicio en su condición de director departamental de un hospital universitario: “Me resulta difícil entender por qué se permite que los centros médicos dominicanos sean instrumentos de generación de capitales en vez de centros de cuidado y servicio a la población enferma”.
Y se pregunta por qué un sistema de salud como el dominicano --que tipifica de elitista y abusador--, deja morir por negligencia a un héroe de la República como Claudio Caamaño Grullón.
El doctor Torres es también hombre de principios políticos que nunca ha abandonado sus compromisos con el ideal revolucionario del coronel Francisco Caamaño Deñó. Fue en esta situación que se vinculó a Claudio a través de la fundación que lleva su nombre y que preside en los Estados Unidos.
...Claudio accidentado
El accidente en que resultó gravemente lesionado Claudio Caamaño ocurrió en el tramo carretero Pizarrete-Baní el domingo antepasado. Fue llevado a un cemntro médico privado de Baní que lo remitió a Cedimat, donde no lo admitieron porque no había disponibilidad en la sala de cuidados intensivos.
De allí Claudio fue conducido por su hijo homónimo a la clínica Abel González, pero tampoco fue admitido porque no había especialistas para tratar el caso. Cinco horas después --conducido al centro médico UCE--, se le colocó un dren para extraerle casi dos litros de sangre del tórax... ¡... En ese momento Claudio se ahogaba en su propia sangre... Su muerte era inminente!
Por César Medina;-
lobarnechea1@hotmail.com