viernes, 12 de febrero de 2016

Regreso de perremeístas al PRD ¡Cosas Veredes!

Por Orlando Gil ;-
EL CONSENSO, LA VÍA.- Escribía hace un tiempo que los miembros del PRM que quisieran dejar su partido, y trabajar por la reelección, serían bien recibidos, pero con una condición: volver a su partido. Y así va sucediendo, sea uno a uno o en grupo. Danilo Medina, en ese sentido, se constituye en el principal atractivo para retornar al PRD. ¡Cosas veredes! Héctor Guzmán, ahora que anda explicando su regreso al partido blanco, cuenta y comenta la preocupación e interés del presidente candidato por el sistema de partidos.
La gente pensaría que debiera ser al revés. Que al PLD le convendría que las demás fuerzas políticas se fueran a pique, de manera que no solo tenga predominio electoral, sino reinado absoluto y único. Que es lo que por otro lado denunciaban antes los perredeístas, y ahora los perremeístas, e incluso algunas voces de la sociedad civil: La dictadura de partido. Sin embargo, al margen de la nobleza del mandatario, existe otra realidad. No es lo mismo que los perremeístas trabajen por la reelección de forma independiente, a que lo hagan dentro de una organización que tiene raigambre popular, linaje político y tradición de lucha. Además, todo lo que vaya a favor del PRD, perjudica al PRM…
EL SCOTT BORAS.- El fenómeno no deja de ser interesante. Lo que no pudo el liderazgo de Miguel Vargas, causante de división, lo logra el liderazgo coyuntural de Medina. Mencionaba el caso Héctor Guzmán, pero lo mismo el de Yayo Matías. Se cuenta en la calle, para no usar confidencias no autorizadas, que el ex senador por la provincia Valverde anduvo en diligencias para ver al presidente Medina, y que una de las vías fue el ministro de Interior y Policía Monchy Fadul. ¿Lo vio, no lo vio? Eso habría que preguntárselo a Hernani Salazar, a quien en esa historia le atribuyen papel de mediador. ¿De mediador? Sí, así como suena. Aquí se está jugando una pelota muy caliente, y cuando no sorprende el pelotero, provoca asombro el manager, o el gerente, e incluso, como en este caso, el agente. El prodigioso Scott Boras sería “un chivito jarto de jobos” ante estos portentos del cambio de chaquetas.…
VOLTEANDO ZAFACONES.- La reacción de sus antiguos compañeros no se hizo esperar, y de Matías mostraron un cheque que no era del gobierno, sino del PRD, con tan mal montaje que la palabra revolucionario figuraba con B de burro y no V de vaca. Una burrada se diría, aunque nadie duda de que por medio hubiera leche, pues no es verdad que en estos casos puede hablarse de “la Vaca de Nena, que en vez de leche, da pena”. Ahora, y es lo que importa: ¿Pueden los suscritos afectar grandemente al PRM y dañar la candidatura de Luis Abinader? La intención es innegable, y según el compromiso las posibilidades son potencias al cubo. La trastada a Matías tendría que explicarla de nuevo, y más a fondo, pues se le cree víctima de la alianza fuera de hora con los reformistas. Lo de Guzmán no. Lo suyo fue con Abinader, y aunque no se le nota ira, además de política, tiene una motivación personal. Las pasiones dentro del cuerpo o fuera son como esos perros callejeros, que no solo se orinan en las esquinas, sino que gozan volteando zafacones…
ESCENARIOS PROBABLES.- El PRM presentó ayer ciento y tantas candidaturas a puestos diversos, a diferentes niveles y en todo el país, y anunció que todo será oficializado el día 21. Friendo y comiendo, y evitando que el guiso se enfríe. Todas esas posiciones fueron decididas por métodos distintos, y ahora que se conoce la lista, habrá que ver cuál será la reacción de los afectados. No debe sorprender, por tanto, que el salto de Guzmán se produjera en la víspera, pues la mesa está servida para que coma con cuchara grande. No importa si de palo o de plata. La resignación, el aguantar callado, sería un escenario imposible, puesto que hay enconos que no pueden embridarse como los caballos. Pero están por igual el Tribunal Superior Electoral y la fuga. La corte tiene trabajo pendiente, en particular del PLD, y para todos los interesados se pasa de lento en sus fallos. Las situaciones anómalas del PRM podrían ser llevadas al TSE, pero también cabe que los perjudicados actúen políticamente y se conviertan en tránsfugas, una forma artera de consagrarse…