lunes, 22 de febrero de 2016

Pellizquitos al PRM

Remberto Cruz alcalde de Moca, renuncio del PRM
Por Alfredo Freites ;-
alfredofreitesc@gmail.com
Me habían dicho que serían siete los pellizquitos que faltaban por propinarle al PRM.
Con la llegada del alcalde de Moca, Remberto Cruz, estimo que faltarían seis más por salir del partido de Luis Abinader. Es como si el Gobierno se propusiera desmantelar el soporte político de la candidatura opositora mientras usa al PRD como ariete.
En efecto, el PRD tiene en una punta la fuerza de la venganza, y en la otra la oportunidad de seguir vigente en la política.
Remberto Cruz no sale del PRM para cruzar hacia el PRD. Se queda arrimado al PLD porque ahí no requiere de intermediarios.
Sabe que carece de soporte para candidatearse para diputado o alcalde de Moca, ya que todas las esquinas están llenas y opta por abrazar el maná. A falta de pan, se hace amigo del panadero. Apoya a Danilo aunque se quede sin partido.
El político mocano es otro de los que han saltado de una a otra opción.
De acuerdo a las versiones, faltan otros por seguir la línea del “popcorn”, que ante el calor saltarán del envase aunque no haya mantequilla para engrasar la maroma.
También el gobierno deja destapado el azúcar húmedo, ese olor crea un mundo de fantasía y otros que están sobrevolando podrían ser atraídos. El envase tiene la etiqueta del PRD, una certificación de originalidad para los que buscan guardar las apariencias de calidad.
El apoyo del PRD a la repostulación de Danilo, gestión consagrada ante notable público, cierra un ciclo de la política nacional. El PLD nacido de las entrañas del partido blanco.
Con él su oferta pone fin a décadas de antagonismo.
El hijo rico recibe al añoso y debilitado padre.
Sin embargo esta alianza es de interés mutuo. El PLD tiene al PRD como herramienta de campaña. Su objetivo es debilitar a Luis Abinader o impedirle que crezca. Sabe que en política cualquier enfermedad puede ser letal y se vacuna contra la adversidad.
Y dicen que otros encumbrados en el PRM están siendo tentados. Los nombres no se confirman, pero trasciende que la operación se desarrolla con el retiro piedra a piedra de esa fortaleza. En el salón de actos del PRD se ha dejado la decoración de bienvenida a los conversos.
Allí está dispuesto el decorado del circo romano para los que culminen sus malabares.
Danilo sigue como un César.