sábado, 13 de febrero de 2016

Beber agua del mismo pozo

Por Orlando Gil ;-
HACER LIMONADA.- Los políticos dominicanos están bebiendo agua del mismo pozo y se comportan de la misma manera, no importa el litoral en que se muevan. Hipólito Mejía dijo que Miguel Vargas estaba borracho cuando le pidió que volviera al PRD, en el transcurso del acto en que Héctor Guzmán juraba lealtad al partido blanco, pero igualmente a la reelección de Danilo Medina. La gente considerará la expresión del expresidente, muy suya, como una hipolitada, y se comentará entre risas.
Queda preguntarse, sin embargo, por qué Vargas lo provocó. Lo que está quieto se deja quieto, y por el momento el PRD para Mejía es historia pasada. El exmandatario de seguro que pensó que lo de Vargas no era una chanza, un relajo, sino un canto de victoria teniendo a Guzmán como testimonio vivo de que le ganó la partida. No obstante, hay que recordar el efecto búmeran. Vargas debe alegrarse de que ocurra lo que está ocurriendo, pero debe administrar su contento, y no ver más que lo justo. El retorno de perremeístas se produce grano a grano y no en estampida, y tampoco se debe a una estrategia personal, sino a la circunstancia. Del cielo le cayó este limón, y es propio que haga una limonada…
NO ES LO QUE VA.- Existe un movimiento natural de ex seguidores de Hipólito Mejía hacia el PRD, y Miguel Vargas, si es inteligente, le conviene dejarlo fluir. Si se da de a mucho, bien. Si se da de a poco, también. Lo que no puede es apresurarlo, considerarlo fruto de su gestión, obra de su genio táctico. El actual fenómeno de fuga es interesante y provechoso, pero hay que ser cuidadoso en el trato. La huida no responde a una labor de zapa de Mejía, quien ni la motiva ni la provoca, incluso estas situaciones parecen escapar a su control. Contrario a lo que creía, su liderazgo no es autoritario, contundente, definitivo. Ni en un sentido, ni en el contrario. No se escucha el clásico ‘Lo que Diga Hipólito es lo que Va’, consigna que patentizó Joaquín Balaguer y cuyo producto nadie después de él lo fabrica. Pero como se dice una cosa, hay que decir la otra. Los que se van del PRM para el PRD lo siguen teniendo como jefe político, e igual sucederá con los que hagan maleta a partir de ahora. Si los hipolitistas de corazón advierten ofensa, o el líder reacciona haciéndose la víctima, podrían reconsiderar el paso…
VINICITO NUNCA DUERME.- Al final habrá que incluirlo en el anecdotario político dominicano, pero por ahora, en medio de la campaña, será pimienta en el debate. El diputado Vinicio Castillo, aspirante a Senador por el Distrito Nacional, llevó a la Junta Central Electoral una querella contra Roberto Rodríguez de Marchena, vocero del gobierno. Lo acusa de usar la cuenta oficial del Palacio Nacional para enviar tuits que afectan o detractan la oposición. Debiera ser algo normal que Rodríguez de Marchena destaque las hazañas de campaña de su candidato Danilo Medina, pero no que lo haga usando medios oficiales. La cuenta oficial del Palacio Nacional es un recurso del Estado, y el portavoz de la presidencia debió cuidarse y no usar. El diputado Castillo, que está en lo suyo, lo sorprendió con la mano en la masa. En estado de flagrancia. Muchos se preguntarán si Vinicito, como lo llama su amigo, nació en Nueva York, pues la verdad que al igual que esa urbe nunca duerme. Dejó que Marchena se embasara, pero lo hizo out corriendo entre primera y segunda. Hecho out, nunca anotará…
CLINTON AL REVÉS.- Podrá decirse que la queja del diputado Vinicio Castillo, aspirante a Senador por el Distrito Nacional, es una exageración, considerando el tuit como un pecado menor. Incluso, que fuera bueno que los recursos del Estado puestos al servicio de la reelección fueran cuentas de Internet. Sin embargo, la verdad es otra. Roberto Rodríguez de Marchena tendrá que volver sobre sus pasos y utilizar sus medios personales o los de campaña para burlarse de la oposición. Lo de Castillo fue un alerta, y si vale lo pequeño, y la Junta Central Electoral se apodera ¿qué no será lo grande? La aspirante presidencial demócrata Hillary Clinton debe tener mucha cola que pisarle, y sin embargo, sus adversarios se centran en dos o tres cuestiones, y entre esas está el uso de su correo personal para tratar asuntos de Estado, en el tiempo que fuera jefa de la diplomacia norteamericana. Rodríguez de Marchena, por su parte, hizo de Clinton al revés. Se valió de una cuenta oficial para promover una causa particular. La del presidente Medina en su lucha contra la oposición. El Sur existió esta vez más de la cuenta…