miércoles, 27 de enero de 2016

¡Surge la tercera opción!

Guillermo Moreno candidato Presidencial de Alianza País
Por César Medina ;-
Se entiende que desde el momento en que Luis Abinader decidió pactar con el bando reformista de Quique Antún desestimó el apoyo de la centroizquierda que lidera Guillermo Moreno y de paso cerró definitivamente cualquier posibilidad de nuclear un frente opositor que le diera pelea a la reelección del Presidente Danilo Medina.
Abinader se dejó enceguecer por el espejismo de la casilla número tres en la boleta electoral sin tomar en cuenta que esa alianza con la franquicia reformista le enajenaba apoyos que constituían su única posibilidad de crecimiento en tanto bipolarizaba la contienda del 15 de mayo entre el oficialismo y la oposición Esa posibilidad ya no existe porque la franja opositora ha terminado dividida entre la propuesta de Moreno que encandila a las nuevas generaciones de votantes, y el reducto de la oposición tradicional que representan Abinader y el PRM, una formación nueva que además carece de estructura electoral para enfrentar al PLD y al poder, que tienen los juegos pesados.
De esa forma dos núcleos opositores flanquean la reelección: a la derecha de Danilo quedan Abinader, el PRM y el Reformista con Quique Antún de Vicepresidente; a su izquierda, Guillermo Moreno, Alianza País y sus aliados, con posibilidad de que Minou Tavárez les acompañe como candidata a la Vice.
Con una gran diferencia: Abinader lo tiene todo en juego mientras Moreno apuesta por un futuro que se le presenta promisorio…
¿Que se sacrifique…?
Lo vengo diciendo desde hace mucho: Guillermo Moreno obtendrá una gran votación en estas elecciones a despecho de los “analistas” que lo quieren forzar a una alianza que va en contra de su propia naturaleza.
Lo ideal hubiera sido que Abinader y Moreno negociaran un pacto de amplias posibilidades que sin duda habría unificado no sólo a la oposición sino que levantado esperanzas en los sectores de la población que aspiran a un cambio para mejorar. Esa posibilidad se esfumó cuando Abinader se alió a la franquicia reformista.
Las preguntas parecen machaconas pero conservan vigencia: ¿Puede alguien pensar que Moreno y Minou participarían en una alianza “opositora” al lado del Partido Reformista? ¿Tiene alguna lógica que salgan ahora postulando la fórmula Abinader-Quique? La respuesta sigue siendo la misma…: ¡Definitivamente no! Sería un contrasentido histórico.
Insistir desde “el análisis objetivo” en esa posibilidad es un ejercicio infame de quienes se muestran incapaces de proyectar el futuro electoral dominicano pretendiendo que Moreno caiga en una trampa de ratones…
… Abriendo su nicho
Moreno se presenta por tercera vez a unas elecciones presidenciales y ha sido persistente en su propuesta como ningún otro político en los últimos cincuenta años. En las dos ocasiones anteriores, como ahora, ha propuesto dignificar la función pública y la gente lo ha escuchado y valorado su intención.
En la actual coyuntura existe un nicho para crecer, para empezar a cosechar un voto sembrado en 2008 y 2012 y que sin duda dará pelea en los comicios del 20. Pedirle que sacrifique la única alternativa real de cambio que tiene el electorado, es una tozudez sin sentido práctico de la lucha por el poder.
Quienes hemos vivido de cerca la evolución de la democracia del post trujillismo sabemos que nunca antes la persistencia de una opción de izquierda había calado en la conciencia pública… ¡Esta vez su votación será alta… Lo veremos!