martes, 29 de diciembre de 2015

Una buena maniobra de Leonel

Por Orlando Gil ;-
EL CUMPLEAÑOS.- Los adversarios del expresidente Leonel Fernández van a tener que producirse más a fondo, pues como político no es un moriviví, pero el pasado sábado demostró condiciones y circunstancias para sobrevivir. Era su cumpleaños, y una ocasión propicia para que familiares y amigos se hicieran sentir. Sin embargo, por lo que se cuenta, sobrepasó las expectativas. Funglode fue el escenario, y no fue espontánea toda la concurrencia, pero la que fue por voluntad propia, o llevaron, incluso los curiosos, fue sorprendente, asombrosa, y dio para que propios y extraños piensen o repiensen la situación del exmandatario.
No puede decirse que sea un político en auge, o que pueda competir de igual con el jefe del Estado, pero no es el leproso de meses atrás. ¿Que hubo zalamería? Claro que sí. ¿Que hubo gente que se pasó de la raya? Sin dudas. ¿Que el marketing desplegó sus alas como si todo el viento estuviera a su favor? Innegable. Los estrategas que planearon el desquite pueden felicitarse, pues el performance le quedó bonito. E incluso podría verse más allá. El ungido el pasado día 26 está supuesto a integrarse a la campaña, a dirigir un frente, y podría hacer el trabajo, aunque sea entre los suyosÖ
LO EXCEPCIONAL.-  La oposición debe tomar nota, pues la maniobra pinta excepcional. Los muertos de las primarias poco a poco, y según pasan los días, van quedando como muertos de campaña. Aun cuando internamente haya una que otra acción “disciplinaria” y uno que otro compañero de las bases pague los vasos rotos por desaprensivo. Sin embargo, no debe olvidarse que la política no tiene entrañas, y que los hechos se definen, se califican y se establecen por categoría. Un muerto es una pérdida humana, y duele y merece lamentarse. Nadie sabe dónde fueron enterrados los muertos de Santiago y Barahona, y de sus funerales se enterarían en dichas comunidades. Que no fue el caso de Juan de los Santos, en cuya muerte no hubo política de por medio y quien tuvo exequias de prócer. Hubo sectores (los malvados se olvidan de su propia condición) que se pasaron de mezquinos y quisieron desdorar la memoria del alcalde de Santo Domingo Este. Dieron coces contra el aguijón, pues el pueblo no siempre es voluble y en ocasiones hace de la nobleza su mejor bandera...
LA RECUPERACIÓN.- No se sabe cómo el Comité Político resolverá los problemas de Santo Domingo Norte y La Vega, o qué compañero asumirá la candidatura a alcalde de Santo Domingo Este. En todo caso, podrían perderse esas demarcaciones por la mala cabeza de los interesados, y el PLD recuperarse políticamente del acoso moral a que fue sometido por grupos diversos de la sociedad civil. El PLD que se lanzará a las calles en enero, después de la proclamación abierta del presidente Danilo Medina, tiene su imagen mejorada. El dolor por la muerte de Juan de los Santos fue explotado convenientemente. Humanamente fue una muerte inútil, pero políticamente reditúa. No solo lo lloraron sus munícipes, sino todo el país. Y era un peledeísta a carta cabal. A lo que se agrega ahora el resurgimiento de Leonel Fernández, quien dormía en cama de una plaza, y ahora con el cumpleaños, de plaza y media. No era la mitológica Ave Fénix, y todavía no se le consideraba ceniza, pero no hay dudas que de encontrarse debajo de una patana, todo estropeado, ahora se le ve sonriente en la parte delantera, en el cabezote...
LA SUPOSICIÓN.- En política se supone, pero no toda suposición significa realidad. Por ejemplo, se supone que así como Fernández está más que complacido con los saludos, abrazos y halagos en su cumpleaños del pasado sábado, los chismosos que hacen coro con él y pertenecen a su corte, también. Que no seguirán con la necedad de que se impone una nueva reforma a la Constitución que la blinde de los caprichos de los gobernantes de turno, o que no insistirán en una pleitesía innecesaria para sumarse a la campaña. Aunque, claro, deberá ser el propio expresidente que haga lo que nunca hace: controlar a su gente, y asumir como grupo una sola estrategia. Si no llama al orden a los  Franklyn Almeyda o a los Domingo Jiménez, que insisten en provocar al danilismo arrogante, el trance que acaba de superar podría convertirse en sal y agua, como ocurre siempre con la riqueza mal administrada. Si las corrientes rápidas no voltearon el bote, aunque sí quedó muy abollado, lo justo es que ahora que se mueve en aguas tranquilas, lo deje ir. Que fluya ligero sin chocar con las rocas. ¿Sabrán los suyos leer en pliegos que no son insondables ?...