jueves, 3 de diciembre de 2015

PRSC y PRM negocian

Por Alfredo Freites ;-
El Partido de la Liberación Dominicana no cuajó en sus intentos de sumar los reformistas en su tirada presidencial. Lo ofertado, que no sabe qué fue, no complació a los colorados. Es posible que pidieran mucho y los peledé no pueden complacer porque la olla de grillos interna es insoportable.
Los reformistas querían varias senadurías, según se cuela por debajo de la puerta o viaje en el viento. Los números estadísticos o las encuestas es posible que no favorezcan algunos candidatos senatoriales de los morados, pero hubo trueque de apoyos con la reelección recíproca que exige cumplimiento.
La palabra empeñada no tiene que ver con comerse un tiburón podrido. Incumplir promesas es para el pueblo.
Todos los senadores peledeístas se ganaron el derecho a repetir en el intento.
Afi rman que en el 16 “nos reelegimos todos o se rompe la baraja”.
Danilo Medina, como presidente real del PLD, no quiere más presiones de las que lleva encima su candidatura.
Bajó la marcha para que se acomodara la carga pero el rancho sigue con temperatura alta. Ya se acerca enero y a partir de ahí es cuando las encuestas serán reales.
No quiere que ni una gota de la lucha interna desborde la cazuela.
Los números reales bañarán la imaginación pública y el PLD tendrá que empuñar fi rme el timón.
Esta fracasada alianza PLD-PRSC abrió de par en par las puertas de la emoción en el Partido Revolucionario Moderno. El vocero de Abinader se despachó con un toque de festiva indiscreción. Batió palmas con mucha fuerza como en mitin de proclamación. En ese colectivo se pueden hacer acuerdos porque el que nada tiene todo lo puede prometer.
Abinader pensará que lo importante es el Ejecutivo, que puede atraer votos cediendo candidaturas. Para él la renuncia de Héctor Guzmán, porque no le cumplieron la promesa de un proyecto de curul, no pesa tanto. Este estratega es un técnico con poco ejército.
Los dirigentes vinculados a Hipólito Mejía tienen importancia relativa, porque son dependientes de un líder aliado.
Diferente es una alianza con el PRSC de Quique Antún.
Un pacto con los reformistas aumenta los activos del PRM. Los otros colorados están repartidos de diferentes formas con el PLD pero son dirigentes que ya tienen muchos años militando en ese nicho.
Pero para dar la ñapa al PRSC el PLD dejó abierta la puerta del patio.