miércoles, 25 de noviembre de 2015

Bianka: ¿la victimaria…?

Por César Medina ;-
La joven modelo y reina de belleza Bianka Hazim Madera cometió un delito al disparar al aire una pistola de un individuo que luego se supo tiene cuentas pendientes con la Justicia… Pero, que se sepa, nadie se ha querellado en su contra por agravio físico o amenaza de muerte.
Ella ha pedido perdón a la sociedad, a su familia, a sus amigos. Sabe que ha fallado y lo atribuye a un momento de desvarío en medio de los efectos del alcohol en una noche de fiesta fuera de control.
Nunca antes había tenido conflicto con la ley, no había sido arrestada por nada y ni siquiera en sus años de adolescente riñó con la disciplina escolar.
El momento es oportuno para que la autoridad hurgue en su pasado, porque resulta extraño que observando siempre una conducta ejemplar --como dice--, esa noche anduviera acompañada por un hombre a quien la Policía atribuye un largo prontuario delictivo, vinculado al tráfico de drogas y con asuntos pendientes con la Justicia.
Pero sí es verdad que su pasado está limpio, tal vez valga la pena que la Justicia revise la sanción tan drástica que le ha impuesto --tres meses de prisión en Najayo, mientras se investiga el caso--, y varíe la coerción por servicios públicos que muy bien podría ella cumplir dejando testimonios sobre las consecuencias de ese tipo de comportamiento.
… Un caso peliagudo
La situación de esta muchacha se ha complicado por el origen del arma que disparó, propiedad de Onassis Cuevas Florián, sindicado como reconocido narcotraficante y continuador de las andanzas de su primo hermano Rolando Florián Féliz, muerto luego de rebelarse a la autoridad estando preso en Najayo.
Cuevas Florián, a quien apodan “El Grande”, está en busca y captura desde hace años, y apareció en el video colgado en las redes donde figura Bianka haciendo disparos al aire en medio de un taponamiento del tránsito en la Gustavo Mejía Ricart, en horas de la madrugada.
¡Bingo! dijo la Policía cuando identificó a “El Grande” en medio de la trifulca acompañando a Bianka borracha como una cuba. Luego la propia Bianka declaró que la pistola es propiedad de su acompañante.
Hasta ayer martes en horas de la tarde, “El Grande” no había obtemperado el llamado de la Policía para que se entregue.
Las autoridades lo definen como “un hombre muy violento que anda fuertemente armado”.
¡Se vira la tortilla…!
En este caso se ha virado la tortilla. La modelo es enviada a la cárcel con una fuerte coerción porque es figura mediática y había que dar un ejemplo… De haber sido una desconocida, probablemente el caso habría pasado inadvertido… ¿Cuántos desaprensivos andan por ahí “largando” tiros a diestra y siniestra sin ninguna consecuencia? Tal vez valga la pena dar con Bianka un ejemplo a la juventud antes de mandarla a la cárcel para que termine de desviarse… Primero comprobar que en verdad no tiene antecedentes en ese tipo de comportamiento frívolo y darle la oportunidad de reivindicarse.
Marcarla para siempre no le resolverá a la sociedad el problema de una juventud díscola y atrevida… Su ejemplo puede ser mucho más útil en la escuela que en la cárcel explicando la forma en que un joven jamás debería comportarse…