miércoles, 28 de octubre de 2015

Costosos ‘fouls’


Por RUDDY L. GONZÁLEZ ;-
A seis meses y medio de las elecciones nacionales la desesperación parece apoderarse del candidato Luis Abinader, el PRM y su equipo, al no haber podido cuajar un discurso y menos una estrategia contundente contra el PLD, el Gobierno y su candidato, Danilo Medina.
Para los opositores siempre será ‘fácil’ endilgar ‘faltas’ al Gobierno. En ese afán, sin embargo, se incurre en muchos errores, y falacias, en la búsqueda afanosa de provocar escándalos.
La experiencia del discurrir de la vida política-electoral dominicana está plagada de acciones que sustentan esta afirmación inicial.
Las denuncias que Abinader y el PRM han puesto en el tapete, han ido cayéndose estrepitosamente una por una.
La de los precios de los combustibles, sobre el resultado de las visitas sorpresa del Presidente, la alegada distribución de exoneraciones e impuestos únicos para importar vehículos con fines de campaña, fueron ridiculizadas por contundentes respuestas provenientes del sector interno y externo del gobierno.
ïEl intento de personalizar el episodio de la OISOE seguido de la ‘chercha’ de un grupito de ociosos de miércoles en la tarde, pretendiendo hacer tendencia de protesta frente al local de esa institución.
ïFueron más lejos con el intento de generalizar una insubordinación en las filas de la Policía, al convertir en vedetto a un agente-actor y a un oficial desbocado lo que desembocó, aunque tardío, con la cancelación del raso y la suspensión del coronel.
ïEl último esfuerzo del candidato presidencial y sus economistas ha sido tratar de enmendar la plana a los técnicos del Gobierno en torno al Presupuesto de Ingresos y Ley de Gastos Públicos para el 2016. Otro foul que ha recibido una contundente respuesta, punto por punto, a las denuncias presentadas en conferencia de prensa y hasta depositadas en Palacio esta semana.
ïPero el mayor y más costoso fracaso del PRM y su candidato ha sido su incapacidad de articular un gran proyecto aglutinador de organizaciones desafectas al Gobierno y al PLD para enfrentar al partido oficial y su candidato presidencial en los comicios del 2016.
Todos estos ‘fouls’ demuestran, sencillamente, la incapacidad política y, por ende, la imposibidad que tienen de llegar al poder.