miércoles, 16 de septiembre de 2015

Facebook trabaja en el botón 'No me gusta'

Madrid;- Facebook trabaja en un botón 'No me gusta' que la gente podría utilizar para registrar su desacuerdo, su desagrado o su aborrecimiento, dando un cambio con respecto a la promesa formulada con anterioridad de priorizar los 'Me gusta' -o los sentimientos positivos- en la mayor red social del mundo.
Mark Zuckerberg, el fundador y consejero delegado de Facebook, aseguró el martes en una ronda de preguntas que era un "día especial" porque tras años de presiones de los usuarios a favor de un botón del 'pulgar hacia abajo', que complemente el actual símbolo del 'pulgar hacia arriba', podía anunciar que Facebook estaba trabajando en él.
El ejecutivo explicó que había comprendido que el hecho de que la gente desease un botón 'No me gusta' no implicaba necesariamente que quisieran degradar una publicación o abusar de otras personas, sino tener opciones para expresar otros sentimientos.
"Lo que realmente quieren es la posibilidad de expresar empatía. No todos los momentos son buenos", declaró Zuckerberg, añadiendo que la compañía llevaba tiempo trabajando en el botón y que esperaba lanzarlo pronto.
Facebook creó el botón 'Me gusta' en 2009, indicando que era una "forma fácil de decirle a tus amigos que te gusta lo que comparten en Facebook con un sencillo clic".
Los 'Me gusta' dan información a los algoritmos de Facebook que deciden lo que aparece en las 'Últimas noticias' de cada usuario: así, si a una persona 'le gusta' una publicación, hay más probabilidades de que vean publicaciones similares, ya sea del mismo amigo o de una materia similar.
Los gustos de la gente también pueden enviar información a los anunciantes en Facebook de que, si un usuario, por ejemplo, pulsa 'Me gusta' en numerosas páginas de deportes, hay más probabilidades de que vean publicidad sobre deportes y forma física. Los 'No me gusta' podrían emplearse de una forma similar, para determinar a quiénes se dirigen los vendedores.
Pero la compañía se había opuesto en otras ocasiones a la creación de un botón 'No me gusta', y el propio Zuckerberg aseguró el pasado diciembre que no iba a lanzarlo porque pensaba que no era "muy valioso desde el punto de vista social ni bueno para la comunidad".
"Algunas personas han pedido un botón 'No me gusta' porque quieren poder decir 'eso no es bueno'. Y no pensamos que eso sea bueno para el mundo. Así que no vamos a crearlo", aseguraba en su primera ronda de preguntas pública hace 10 meses.
También se temía que el hecho de que los amigos expresasen su disconformidad con una publicación podría disuadir a la gente de compartir cosas en la página. Facebook presume de altas tasas de implicación, al acaparar uno de cada cinco minutos que los adultos de EE.UU. dedican a sus teléfonos móviles, y no quiere que esto disminuya. También ha sufrido menos escándalos de abuso que una plataforma más abierta como Twitter, en la que muchos usuarios se han quejado de acoso e insultos en Internet.
No se ha producido un repunte reciente evidente a favor de un botón 'No me gusta', pero Facebook se ha convertido en un sitio para compartir mucho más que fotografías de las vacaciones.
Tanto Zuckerberg como su jefa de operaciones, Sheryl Sandberg, han utilizado Facebook en los últimos meses para compartir devastadoras experiencias personales, como el aborto espontáneo de la mujer de Zuckerberg o la aflicción de Sandberg tras la pérdida de su marido.
Los usuarios de Facebook también leen cada vez con más frecuencia noticias en la aplicación social, compartiendo y comentando historias a las que no quieren darle a 'Me gusta', pero sobre las que les gustaría expresar otras emociones.