jueves, 3 de septiembre de 2015

Exageraciones con alianzas y las presiones a la Junta

AGUA DEL POZO.- Parece al agua del pozo del Palacio Nacional le han puesto sabores y gusta más que antes, pues hay un afán por probarla y servirse de manera permanente, como si no existiera otra fuente de abastecimiento. El comisionado del PLD Danilo Díaz dijo que la candidatura de Danilo Medina sería sustentada por 20 partidos, con los cuales actualmente se mantiene negociación, y el hecho, además de exageración, crea una situación innecesaria. Veinte años no es nada, según el tango, pero veinte partidos es mucho, si se toma en cuenta que los legalizados, al presente, llegan a 26. Si se diera el caso, sería algo único, y no solo en el país, sino posiblemente en el mundo. Como espectáculo, puro populismo, pero en la realidad, oportunismo aberrante, y un fenómeno difícil de explicar en términos políticos, pues la falla no es del sistema, sino de los partidos. No quieren coger lucha, ponerse a sembrar y después a cosechar, si el mango queda a tiro de mata, y pueden tomarlo con las manos o, sencillamente, esperar que caiga por gravedad. Newton haciendo de las suyas…
LOS VOCEROS.- Solo los negociadores del PLD hablan, y no podría ser de otro: tienen la sartén por el mango. Aunque se hace evidente que no hay mucho que informar, y Reinaldo Pared, al parecer, toma distancia, y deja que Danilo Díaz haga de vocero. Tampoco éste dice mucho, y si poco, es porque la salsa no está lista, y posiblemente la situación sea más desabrida: no se tienen todos los condimentos a manos. Los involucrados de otros partidos no se atreven a decir esta boca es mía, pues podrían quedar en ridículo. Pedir mucho, y transarse por poco. Que es lo que va a suceder, sea cual que sea el resultado. Por ejemplo, si al PRD le dieran lo que tiene, quedaría empate, y no ganaría nada. Sería mucho nadar para morir cansado en la orilla. Díaz revela que los perredeístas quieren lo que tienen ahora, y no lo que consiguieron en el 2010, y un poco más que luce indefinido, pero que sería la moña que da apariencia de regalo a lo que se entrega envuelto…
OCHO Y SIETE.- Lo que subleva el espíritu es que a pesar de que los partidos oficializados no pueden con su vida, y no son capaces de realizar una convención, escoger candidatos y promoverlos a las posiciones en disputa, nuevas organizaciones buscan acreditarse a nueve meses de las elecciones del 2016. En una nota de prensa del miembro titular de la Junta Central Electoral Eddy Olivares, asoma un dato sorprendente: ocho nuevos grupos políticos están en lista de trabajo de campo para ser reconocidos, y siete más llevaron sus papeles a fin de someterse al escrutinio. En total serían quince. A los cuales habría que agregar los movimientos locales, que tampoco son uno ni dos. No sé cómo puede conciliarse una cosa con la otra, los que no pueden con los que creen poder, pero la percepción es de que en el plano político los dominicanos se están volviendo locos. Que la democracia se torna excesiva y que las autoridades no tienen real control de la situación…
CAPRICHOSA.- La consigna del momento no parece ser otra que dejar hacer, dejar pasar, como si los fondos de ley fueran infinitos y los espacios ilimitados. Habrá que ver qué decide esta semana o la otra la Junta Central Electoral, que tiene ocho partidos en estudio, con sus respectivos trabajos de campo, y que deberá tomar una determinación. A favor o en contra. Desde fuera se tiene que solo el PLD, porque el poder debe servir para algo, y el PRD, por su average, y el PRSC, por su historia, son los únicos núcleos políticos en condiciones de responder a los requerimientos de ley. El PRM es el PRM, el resultado de una complacencia, y la Alianza Social Dominicana, como vientre, puede hablar, y de seguro que no va a convencer a nadie. A la Junta Central Electoral sí, porque la Junta Central Electoral, lamentablemente, se deja llevar por el capricho de sus integrantes, y cuando no es por H, es por R, pero siempre accede sabiendo que está faltando a los rigores de la ley. De ahí las presiones, e incluso los sometimientos…
Por Orlando Gil ;-